Archivo de la etiqueta: Familia

Derrumbe familiar: gente sola, agotada y vida química

Por

Juan Alberto Yaria 

El otro costado de las adicciones

“Hay mas hogares estadounidenses con mascotas que con hijos”. David Brooks –N. York Times-2020

La sala de guardia de situaciones críticas en adicciones es una pintura del contexto social que nos rodea. El otro día le decía a un abogado que defiende los Derechos de los pacientes lo que le sucedía a un representado; nadie lo veía, estaba solo. Pasa lo mismo en todo el mundo ya que los viejos parecen sobrar. Él se quedó perplejo ya que el único sostén válido era un centro como Gradiva (comunidad terapéutica) y un carnet de una obra social que lo sostiene. La bondad de lo que queda de la familia es que le pagan el servicio de apoyo social. De lo contrario ejecutarían la eutanasia de alguna manera buscada.

Jorge en sus 18 años denuncia a sus padres (consumidores de drogas) y él aún embebido en sus delirios y alucinaciones con marihuana y otras drogas va a un Juzgado de Familias y pide ayuda. El Juez asiste atónito ante la debacle social y le pide un familiar que se haga cargo. Esta no puede, solo lo aloja porque necesita trabajar. El barrio, los “pungas” y los “dealers” se transforman en la familia faltante hasta que un “Ángel Humano” lo contiene (una vecina) y con el Juez le hacen cambiar de familia y hoy se educa en una comunidad terapéutica. Cambió drásticamente, llora sus penas, celebra los encuentros afectivos. Crece en salud.

 

Fractura de la familia nuclear

Tengo cientos de historias así. Caída la familia ampliada (la gran familia de abuelos, tíos, etc.) quedó la familia nuclear (padre-madre-hijos). Esta se hundió y fracturo.

Las causas son muchas: cambio en los sistemas productivos (la industrialización, urbanización y tecnologización de todo), cambios en los valores sociales con el hiperindividualismo como eje de la existencia y la Tecnología a la mano. Antes disfrutábamos de las tertulias en la sobremesa, luego ante un televisor y ahora cada uno tiene su portátil en la mano (celular) desvinculándonos del resto.

Aumenta la gente sola en donde los viejos y los niños son los más perjudicados. Anteriormente el grupo ampliado (la familia extensa) era cuidadora, contenedora, apoyo escolar, control de conducta, etc. Ahora solo los más pudientes compran compañía desde terapias, juegos, clubes, etc. Muchos quedan solos a la intemperie de la incertidumbre de la calle y los barrios.

El hiperindividualismo está ligado a la “Agonía del Amor” en las sociedades actuales (crisis de las fidelidades y el desasimiento de si por el otro). Byun ChulHan lo muestra con claridad ya que es la sociedad del rendimiento lo que se impone y ahí aumentan las adicciones, el “Burnout” (agotamiento), la depresión y la hiperactividad inútil y estéril que parecen ser las compañeras psiquiátricas de este modo de vivir.

Asistimos al fin de los vínculos con los hombres entregados al multi-tasking (multitarea) improductivo y maníaco en el medio de ruidos incesantes como es la vida actual sin meditación y ensimismamiento como ejes de la Libertad interior.

Todos buscamos “combustibles” adicionales, ya no está más la Sociedad de la Vigilancia que denuncio Foucault ahora estamos en la sociedad donde todo se puede basada en el Poder hacer lo que quieras. La fatiga y la eutanasia están ahí.

Abandonar a otro más débil es un ejercicio de eutanasia. Viejos y niños asisten impávidos a esta situación. La familia nuclear se ha ido desmoronando desde mediados de la década del 60 y ya lo había hecho la familia ampliada pero también es cierto que esto trajo severos problemas en la educación de los más vulnerables, abandonos, perdida de calidad de la fuerza laboral y un aumento importante de las enfermedades mentales y las adicciones. A veces la Pandilla es la familia patológica encontrada. Es hora de recuperar las “grandes mesas”.

Pero hay un “hambre” de vivir en familias extensas y esto se observa en todo el mundo en organizaciones de ayuda social y terapéutica. Los agrupamientos sociales amplios son un factor de resiliencia (apuntalan ante la adversidad y ayudan a superarla).

Se cayó el Hogar Victoriano en donde todos reposaban ante el fuego de los Dioses de la casa; se criticó ese enfoque, pero el fuego no solo sofocaba, sino que contenía y daba calor humano. Cae la natalidad en los países desarrollados salvo en el mundo musulmán que en poco tiempo gobernará parte de Europa (Francia está cerca).

Se acabaron los tiempos dorados del “50 al 65” en la Historia del Mundo en donde la sindicalización, la asistencia a la Iglesia, la confianza social y la prosperidad masiva triunfaba (nuestro país asistió a eso). El trabajo era fácil de conseguir. Otro mundo. Desde ahí cambian las formas familiares y también aumentan los problemas de salud mental.

 

“Apagones” emocionales en los niños

Apareció, luego, la familia stressada y los niños, mundialmente en un gran porcentaje, observa en sus primeros quince años tres asociaciones de padres ensamblados. Hay menos parientes válidos para superar adversidades. En muchos casos los chicos no pueden soportar los “apagones emocionales” que suponen estos cambios tan bruscos.

Hoy todos tenemos menos familia que nunca. El 30 % de los hogares de todo el mundo es de una sola persona (monoparental). Solo el 10 % de las familias tiene más de 3 hijos. Tener familia hoy es un factor menos para caer en la pobreza no solo por factores emocionales sino por la red de contactos que permite la inserción social (Generation Unbound-Isabel Swahili economista de la Brookings Instit.).

En 1960, aproximadamente el 5 por ciento de los niños nacieron de mujeres solteras. Ahora alrededor del 40 por ciento lo son. Muchos de ellos no tienen contacto con el padre biológico. Conozco muchas situaciones a las que narró el New York Times en 2015 y que fue tema mediático: “la muerte solitaria de George Bell”, hombre de 72 años, sin familia y que se pudrió en un apartamento de Queens. Su cuerpo era irreconocible. Hoy se considera que el 35 % de los mayores de 45 años se sienten crónicamente solitarios.

Mientras tanto sorprende Vladimir Putin en la Nueva Constitución que se va a hacer diciendo: “Mientras sea presidente debemos promover familia de padre y madre”.

Origen: Periódico Tribuna de Periodistas

Cuca Casado-¿La sexualidad es una cuestión política? 

 

Eros no se aprende, se descubre y ni la escuela ni la familia son sitios para enseñar lo que se ha de descubrir.

Hace semanas que decidí abordar este tema que tantas confrontaciones y discusiones trae consigo. Sólo con echar un vistazo en medios de comunicación y redes sociales, se puede apreciar que hay dos bandos: uno a favor y otro en contra de impartir educación sexual en las escuelas. Cierto es que, dentro de cada bando, hay múltiples formas de abordarlo y matices sobre qué es la educación sexual.

La educación sexual “busca dar a las personas jóvenes el conocimiento, las habilidades, actitudes y valores que necesitan para definir y disfrutar de su sexualidad (física y emocional) individual o en relaciones” (UNESCO, 2010). Del mismo modo, según la OMS (2002), los programas de educación sexual deberían iniciarse tempranamente, ser específicos para cada edad y constituir una actividad continua de promoción de la salud durante los años escolares. Deberían empezar en la familia, con los niños en edad preescolar, y estar en conexión con la escuela. Existen recomendaciones de la UNESCO, investigaciones de la OMS, así como estadísticas y recomendaciones europeas, que defienden la necesidad de impartir en los colegios y escuelas educación sexual a los más pequeños. Además, los derechos sexuales se encuentran reconocidos en el derecho fundamental a la vida que está recogido en la Declaración de los Derechos Humanos de 1948. Siendo de este modo las relaciones íntimas una cuestión política y de la que ya hablé cuando explicaba que las políticas de género matan al erotismo.

Sigue…

Origen:  Disidentia

Idaisy Capote – Cerebro compartido

 

Sé de un caso en el que invitaron a la tía favorita de Cuba para que cuidara tres niños y atendiera la casa. A cambio tuvieron que pagarle el carísimo

Considero a los padres que trabajan fuera del hogar y dejan a sus hijos al cuidado de otros. Deben tener divididas las neuronas. La mayor parte de estas enfocadas en una sola idea: ¿Estarán bien?

¡Qué estrés! ¡Qué susto! ¡Qué sobresalto! En muchos casos no se puede confiar del todo ni en la familia. A veces son los que maltratan más y abusan sobre todo de los niños que aún no hablan.

Es una duda perenne que tiene el sello de la vida moderna, donde hay que trabajar sin distinción de género, por suerte. Pero se paga un precio altísimo.

Existe mucha gente cariñosa, amable y que adora a la niñez. Que comprenden las necesidades de los infantes, según las edades que tengan.

Sin embargo, está el grupo de abusadores sin piedad, que eligen este modo de vida sin pensar en el bienestar de los niños o bebés. Y fingen delante de los padres una amabilidad que jamás aplican a solas con sus hijos.

Los abusos varían, con un factor común: que no dejen huellas aparentes. Esta gentuza no deberían ver el sol nunca más.

Sé de un caso en el que invitaron a la tía favorita de Cuba para que cuidara tres niños y atendiera la casa. A cambio tuvieron que pagarle el carísimo pasaje de ida y vuelta, un salario semanal, más la compra de electrodomésticos, ropa, zapatos y útiles escolares para los nietos que viven en la isla.

Haciendo cálculos y sacando la cuenta por arriba, todo este gasto alcanzaba para contratar a un séquito de mujeres que viven aquí, que duermen en sus casas, que basta con pagarles semanalmente. ¡Ah! y con el servicio de cada una especializada en una sola actividad a la merced de estos inocentes.

No fue suficiente para esta tía en Hialeah. Al tercer día de estar en territorio estadounidense se le olvidó el trato hecho de antemano por vía telefónica mediante Imo, una insoportable aplicación de videollamadas donde la gente mayormente se ve estática y la velocidad del sonido está más atrás que las muelas del juicio.

La pariente, que aceptó ser “nanny”, inmediatamente se transformó en una operadora incesante de teléfono. Trajo una agenda con los números de amigos que vinieron para acá desde la primaria.

Ella quería ponerse al tanto de sus vidas para contarlo en su pueblo natal… de cómo le va a fulana, si mengana es rica de verdad como dice en sus visitas a Cuba. Y si esperancejo tiene un yate que vio en unas fotos que le mostró su hermana. O sea, chisme sin fin y los niños desatendidos todo el tiempo.

Adriano, el más pequeño, con tan sólo tres años, perdió varios kilos de peso en los días siguientes a la llegada de esta tía. Le hicieron un chequeo médico general y todo dio negativo.

Pusieron cámaras ocultas mientras llevaron a esta parienta –ya en dudas– a las tiendas que quería visitar.

Y en efecto, a la hora de almorzar, merendar y jugar este inocente lloraba por hambre y necesidad de atención cada minuto que pasó bajo el supuesto cuidado de alguien de tanta confianza.

Quedó grabado que botaba a la basura los alimentos “que el niño se comía sin dejar nada en el plato”, según sus palabras textuales. Ella no concebía el por qué este sobrinito tan comilón estaba tan flaquito, repetía sin cesar.

La cínica e infame tía se vio en una película frente a toda la familia. Estas atrocidades que cometió, que la llevarían a una cárcel, le fueron “perdonadas” por el llanto de su madre envejecida y apenada.

El castigo fue mayor al de una prisión de Estados Unidos, donde hasta engorda su población: el regreso a Cuba. Y de equipaje, su cartera casi vacía, ocupada sólo por su rústica y socialista agenda.

Lloró sin cesar hasta que la dejaron en el aeropuerto. Sin una pizca de arrepentimiento por su cruel comportamiento . Su llanto fue motivado únicamente por irse sin la pacotilla que al llegar al archipiélago del anticubano Raúl Castro, vendería para poder comer algo cada día que la mantuviera en pie hasta su deceso.

@idaysicapote

Origen: Cerebro compartido

En instituciones de la ciudad, hay 800 adolescentes que esperan una familia 

Tienen entre 12 y 18 años y debieron ser separados de sus padres por maltratos, abusos o abandono; viven en hogares en los que estudian y acceden a servicios de salud y actividades recreativas

En el hogar Avelino, un grupo de chicas realiza actividades

En el hogar Avelino, un grupo de chicas realiza actividades. Foto: Hernán Zenteno

Cae la tarde y siete chicas están sentadas a la mesa del comedor. De la televisión sale cumbia pop, pero no están muy atentas a la música. Charlan. Hay cabelleras teñidas, uñas pintadas y piercings, artificios preparatorios de una madurez que todavía se demora. Tienen entre 12 y 18 años y son parte de los 800 niños, niñas y adolescentes (NNyA) institucionalizados en la Capital.

Se encuentran en uno de los hogares de tránsito porteños, el Avelino, situado en Avelino Díaz al 1900, en el límite entre Parque Chacabuco y Flores. Llegaron hasta ahí por una medida de protección -tal como lo define la ley nacional 26.061- que las ha separado de su familia. ¿La razón? La vulneración de un derecho elemental mediante alguna o varias de estas circunstancias: maltrato físico o verbal, abuso sexual, negligencia de los padres o familiares responsables, abandono. “El número de 800 chicos institucionalizados en Buenos Aires se mantiene, porque se intercalan los ingresos con los egresos”, dice la abogada Gabriela Francinelli, a cargo de la Dirección General de Niñez y Adolescencia porteña (Dgnya), que depende del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat.

Números de marzo de 2017 de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) indican que, de 1260 personas afectadas por situaciones de violencia familiar en Buenos Aires ese mes, 32% fueron NNyA.

En tanto, un trabajo de Unicef, junto al Ministerio de Desarrollo Social, reveló que hacia 2014 más del 45% de los chicos del país sin cuidados parentales vivía en la Capital y la provincia de Buenos Aires, tras situaciones de maltrato (más del 52%), abandono (más del 22%) y abuso sexual (19%). El informe puntualiza también que el maltrato infantil creció 8% en la Argentina entre 2011 y 2014. Desde el Consejo de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de la ciudad (Cdnnya) dicen que en sus defensorías zonales se registraron 17.439 consultas por violencia en 2015, contra 3215 en 2012.

“Las situaciones de violencia y maltrato que vemos atraviesan a todas las capas socioeconómicas, y los problemas que hoy presentan los chicos son mucho más complicados que 10 años atrás. Por ejemplo, el abuso sexual, además de afectar a adolescentes, cada vez más se da con bebes o niños de 3 o 4 años. El adulto está más complejo, hace cosas más terribles”, afirma Francinelli.

El organismo que encabeza cuenta con dos hogares propios (uno es el Avelino, con 18 chicas) y más de 40 conveniados. Además, de esta área dependen dos centros de día y noche para la atención de menores en situación de calle, un centro de atención integral también destinado a ese grupo y el Programa de Acogimiento Familiar, sobre cuya base actualmente sólo siete familias reciben a chicos de entre 0 a 12 años que esperan que se solucionen sus situaciones familiares o ser pasados al estado de adoptabilidad, como también les ocurre a los menores que viven en los hogares. “Para el Programa de Acogimiento Familiar necesitamos llegar a 100 familias este año, por lo menos. La única condición que se pide es que quienes se ofrezcan no estén anotados como adoptantes. Pueden ser matrimonios o personas solas”, comenta Francinelli.

Los NNyA a los que se les aplica una medida de protección permanecen sin cuidados parentales e institucionalizados por un tiempo máximo de 90 días, o hasta sus 18 años si resultó imposible volver a sus familias o encontrar una que los adoptara.

Un largo proceso

Arriban a esta instancia tras un proceso largo. Éste se inicia con la denuncia de la vulneración de algún derecho efectuada por la propia víctima, o un maestro de la escuela a la que asiste, o un médico, o un allegado, que es tomada por la línea 102 o las 17 defensorías zonales del Cdnnya, organismo encargado de disponer, si amerita, la medida de protección para apartar al menor de su familia o de la situación de desprotección en que se encuentra. Por su parte, juzgados del fuero civil son notificados cuando esto sucede y llevan el correspondiente control de legalidad, mientras que la Dgnya es la encargada de abrir las puertas de los hogares o de una familia de acogimiento.

Entre la denuncia y la efectiva institucionalización del menor suelen pasar “entre 30 y 60 días”, señala el psicólogo Víctor Fernández, gerente operativo de Atención Integral de NNyA en Situación de Vulnerabilidad Social de la Dgnya. Mientras eso no sucede, los chicos quedan a la espera, generalmente en hospitales. Una vez dentro de un hogar o en el seno de una familia de acogimiento, comienza la difícil gestión administrativa y judicial para ver la posibilidad de que los chicos puedan volver con las debidas garantías a su núcleo familiar de origen. Si ello no sucede o si en vez de padres hubo un abandono y otras situaciones conexas, se determina el estado de adoptabilidad del menor, que continuará institucionalizado hasta su adopción. Pero no siempre hay quienes desean adoptar chicos, bebes o grupos de hermanos de distintas edades que estén institucionalizados. Para Fernández, se trata de “prejuicios sin fundamentos, que generan que en muchos casos la institucionalización se prolongue hasta la mayoría de edad”.

En esos casos extremos, la Dgnya posee un área especializada para cuando el menor se acerca a los 18 años, en la que se trabaja en sus capacidades y fortalezas para que pueda encontrar un medio de vida. Adicionalmente, le brinda, una vez egresado del hogar, un subsidio equivalente al 85% del salario mínimo vital y móvil, hasta que consiga un empleo.

En el Avelino, como en los demás hogares de la ciudad, las siete chicas que están sentadas a la mesa -al igual que otras nueve distribuidas en otros ambientes del establecimiento- asisten a clases, acceden a servicios básicos de salud y a su derecho a la identidad (si al momento de la medida de protección carecían de DNI), y también participan de talleres de formación y recreativos. Es la forma que tienen de esperar el regreso a sus familias, la adopción a cargo de una familia nueva o bien nada de eso, sino tan sólo el futuro que las haga olvidar esa parte de sus vidas en la que cuando menos hubo un desarraigo.

Origen: En instituciones de la ciudad, hay 800 adolescentes que esperan una familia – 09.06.2017 – LA NACION

LA EDAD DE LA PUNZADA por Esteban Fernandez


Los jóvenes inmaduros (cuando tienen 14,15,16,17,18 y 19 años) son los más insoportable de los seres humanos. Es la peor etapa. ¡”Ñoooo, que pesados se ponen los muchachos a esas edades!…

Lo primero que descubren es que sus padres “no los van a matar, y que de las amenazas no van a pasar”. ¡Tremendo descubrimiento! y acto seguido les entran unos deseos irrefrenables de “independizarse”. Vaya, “independizarse” quiere decir “hacer lo que les da la gana”. Y, desde luego, viviendo bajo el mismo techo de sus padres tienen que seguir, supuestamente, 25 mil reglas y 14 mil frenos.

Pronto se dan cuenta (si se lanzan a la “independencia”) que eso es un “embarque”, y que esa “independencia” trae aparejada un montón de contratiempos como tener que pagar renta, teléfono, luz, gas, comprar ropa, zapatos, y tener que TRABAJAR. Pero… hasta que no dejan de ser “teenagers” no dan sus brazos a torcer.

Descubren también que esos “amigos” que comparten la “independencia” (DE LEJOS, esa independencia les lucía muy atractiva) no los ayudan, ni da un solo centavo prieto para pagar las cuentas como antiguamente hacían “papito y mamita”.

Ya desde que cumplen los 14 años, ante cada bobada que se les ocurra ( por muy peligrosa y descabellada que ésta sea) y reciban la negativa de sus padres, les hacen la pregunta: “¿Ustedes no confían en mi?”…

Y la tontería reside en que (ajeno a la edad que tenga un individuo y aunque tenga 75 años) no importa lo mucho que uno crea en una persona, si ésta nos dice: “Me voy a tirar a un mar infectado de tiburones” hay que decir que “NO” y no es por desconfianza del ser querido sino porque resulta muy difícil confiar en los tiburones…

Y eso es precisamente lo que hacen constantemente los principiantes: pedir permiso para tirarse en las fauces de los tiburones, y aspiran a que sus padres confien en ellos, les rían las gracias, y quizás hasta compren pasta Colgate para cepillarle los colmillos a los escualos.

Otra cosita de los imberbes es que “ni ellos mismos están muy seguros de si son adultos o son niños” Y, entonces, no sabemos como tratarlos. Si los tratamos “como niños” nos regañan y nos dicen: ¡Ya yo estoy muy grande para que me hables así!”. Y si los tratamos con los rigores que un adulto merece ¡entonces se echan a llorar!…

Otro “problemita” ( un “problemón” 9 meses más tarde) es que ya los adolescentes preñan y se preñan. Y los principiantes no están del todo conscientes de ¿qué puede traer peores consecuencias, y que es peor, si los dolores de parto o las mordidas de un tiburón?.

Y lo peor que tienen los novatos es que acaban por completo con esa creencia firme que poseemos de que “somos defensores y practicantes del sistema democrático”. Vaya, por culpa de ellos, siempre llega el momento en que tenemos que “defecarnos en la democracia” y no nos queda más remedio que tomar “medidas dictatoriales”.

E implantamos el “toque de queda”, y la “ley marcial”, y hacemos requisas, y queremos que estén en la casa a más tardar a las 10 de la noche, y registramos gavetas, y abrimos su correspondencia, y leemos un “diario” que tenían escondido, y escuchamos sus conversaciones telefónicas sin que se den cuenta, etc. etc..

Y cuando el muchacho se pone bravo, se revira, habla de “libertades y derechos”, protesta, y se nos encara diciéndonos: “¡Papi, la verdad es que tú no respetas mi “privacidad”!” lo miramos fijamente, esbozamos una sonrisa y le decimos: “¡Alégrate y confórmate, porque estoy pensando seriamente en implantar el paredón de fusilamientos en esta casa!”

Cuando volver a casa tras vivir en otro país es un reto 

Raquel Lemos Rodríguez

Si alguna vez te has ido a vivir a otro país de una cultura muy distinta, te habrás dado cuenta de hay adaptaciones que son todo un reto. Choques culturales, una lengua diferente, personas distintas… Sin embargo, esto tan solo es el principio de un periodo de adaptación. Sin embargo, de lo que no se habla tanto es de la readaptación cuando volvemos a casa, que puede ser igualmente dura si el periodo que hemos pasado fuera ha sido largo.

Cuando estás lejos de tu hogar es normal que sientas nostalgia. No obstante, seguro que jamás habrás pensado que si algún día regresas tendrás que re-adaptarte a tu propio país. Será una sensación extraña, ¿sentirte extraño en tu propio hogar? Un coche cultural inverso, tener que volver a aprender a vivir en tu país. Esta sensación es más común de lo que piensas.

El tiempo y esfuerzo en adaptarse

En el momento en el que llegas a un nuevo país tienes que adaptarte a todo lo que hay en él. Esto no implica solo costumbres, sino también paisajes, lugares y personas. Para ello, la paciencia y el esfuerzo serán fundamentales. Tienes que afrontar de nuevo la tarea de vincularte al lugar en el que vas a estar durante un determinado tiempo, que al igual que lo has hecho tú, habrá cambiado.

No obstante, esto es algo que ya sabes. Sin embargo, lo que pasas por alto es que todo esto que ahora estás haciendo deberás llevarlo a cabo una vez regreses a tu país. Es raro, pero no hay peor sensación que la de sentirse extraño en un lugar que creías ya conocido, aquel en el que creciste y que ahora te resulta en parte ajeno.

No te estreses demasiado si te sientes confuso o si las dudas sobre tu propia identidad se hacen eco en tu cabeza. Es algo totalmente natural que tiene que ver con este choque cultural inverso que estás experimentando. Te sentirás torpe, un poco extraño rodeado de todas esas personas que son familia, pero que la distancia y el escaso contacto han provocado que te acostumbres a su ausencia.

El choque cultural inverso no debemos tomarlo como algo antinatural, pues quien más o quien menos lo ha sufrido cuando ha viajado y ha hecho su vida en otro lugar.
Empiezas a pensar en tus amistades, en lo mucho que te has perdido de ellas. ¿Y dónde está ese lugar al que te encantaba ir a comer? ¡Vaya! Lo han trasladado, le han cambiado el nombre o lo han cerrado. Muchas cosas cambian pasados los años y si sufres el choque cultural inverso, observar cómo todo está “fuera de sitio” supondrá una doble dosis de tensión.

Aprendiendo a volver a vivir en nuestro país

La frustración se hará notar debido a las nuevas costumbres adquiridas en el que un día consideraste un país extraño, pero que ahora ves mucho más cercano que el que fue el lugar de tus primeros años. Te darás cuenta de que los supermercados tienen productos distintos, de que las horas de las comidas son diferentes y puede que el malestar se apodere de ti.

Pero este revés no durará mucho. Piensa en cuánto tardaste aprender a vivir en el país al que te fuiste. ¿Qué fue lo primero que hiciste? Seguro que acierto… romper el aislamiento. Salir, conocer gente y lugares será esencial para librarte de esa barrera que te está limitando.

Abraza esta nueva manera de reconciliarte con tu lugar de origen y aprovecha para conocer lugares que seguro que nunca habías descubierto. No rechaces la nueva identidad que adquiriste en el país al que te fuiste a vivir y no intentes ahora suprimirla. Esto sería nefasto para tu autoestima, pues has ampliado tus miras y esto es positivo.

Volver a casa puede ser una experiencia gratificante si te sacudes todos esos sentimientos negativos que se están apoderando de ti. Ahora ves el mundo desde dos perspectivas diferentes y ya eres todo un experto en superar choques culturales. No intentes evitarlos, pues son naturales. Al igual que, seguramente, tendrás que recuperar la fluidez con la lengua y dejar poco a poco de pensar en la que te habías acostumbrado.

Volver a casa y sentir que no encajas no tiene que ser algo negativo, sino una nueva experiencia que te aportará muchas cosas positivas.

La mayoría de las personas que, como tú, pasan un gran periodo de tiempo fuera de su país de origen tienen que reaprender a volver a vivir en él cuando regresan. Algo totalmente natural que no debe causarte una tristeza más allá de la nostalgia que puedas sentir por haber dejado el lugar anterior.

Seguro que hay muchas amistades con las que puedes volver a contactar y, si no es así, siempre podrás hacer nuevos amigos. Actúa como cuando llegas a un nuevo lugar y disfruta de esta nueva experiencia que estás viviendo. Sin ninguna duda, te enriquecerás.

Origen: Cuando volver a casa tras vivir en otro país es un reto – La Mente es Maravillosa

Venezuela en las calles de Buenos Aires, por el Dr.Francisco Bénard

 

buenos-aires-argentina

No conozco Venezuela pero se que es un país muy bello ya que una tía mía Chicha Aristimuño – apellido de casada- se caso con un empresario venezolano, uno de sus hijos vive en Miami con su familia, una hija vive en Suiza y solo un hijo vive en este país.Mi querida “tía Chicha” tiene 89 años y vive en Buenos Aires, por cierto su situación personal no es la mejor ya que esta sola y solo tiene la compañia de un nieto que vino a estudiar y trabajar en Argentina -tierra natal de la “Gran Tía Chicha”. En nuestra casa la queremos mucho y yo trato de acompañarla para que sufra menos la soledad de estar sin la compañía de sus hijos. Como dije solo “Carlitos” vive en Caracas porque ama a su Patria a pesar de los sufrimientos que padece por la falta de alimentos, por la falta de medicina,por la grave crisis laboral.

Conozco la situación de Venezuela a traves de lo que leo en los diarios, me asusta la falta de libertad y la violencia manifiesta, pública y notoria contra los opositores que piden un referendum urgente. Nada pueden hacer por la intransigencia del Gobierno de Maduro, que ha hecho que muchos niños inocentes mueran en los hospitales por falta de alimentos.Carlitos mi primo segundo sufre por sus perros que el ama ya que los alimentos escasean y son muy caros, no hay  presupuesto que alcance.
He encontrado muchos venezolanos en las calles, muchos de ellos jóvenes trabajando en un restaurante en la calle Corrientes, otros en la Libreria de la calle Arenales donde vivo y otros en un pequeño restaurante también en la misma arteria que he dicho anteriormente.
Todos muy preocupados por la situación de sus padres, de sus hermanos y de todos sus parientes que quedaron en Venezuela y como todos dicen “muertos de hambre” “sin medicamentos”, con hospitales que nada tienen para ofrecer a los ciudadanos.
Todo por cierto es muy triste. La situación de los jubilados es desastrosa con el reciente cambio de la moneda. Los he visto armar pequeños paquetes con pastas de diente, jabones y algunos medicamentos,otros compran dolares para mandarles a sus padres y parientes más cercanos.
Quizás no diga mucho más de lo que muchos ya conocen pero no puedo dejar de escribir y contarles lo que he experimentado en forma directa.Algunos ya viajan a Venezuela casi para rematar sus bienes y hacerse de algunos dolares para llevarlos al exterior y poder iniciar UNA VIDA NUEVA.
Dr.Francisco Bénard
Abogado,Periodista,Escritor y Poeta

Buscando el Escambray que dejaron mis padres

El emotivo anuncio de Navidad del aeropuerto de Heathrow-Videos

Este anuncio va a sacar el niño que hay en ti. Y también alguna que otra lagrimilla, ya te lo avisamos. Se trata del spot de Navidad del aeropuerto londinense de Heathrow y sus protagonistas son una adorable pareja mayor de osos de peluche.

Después de dormitar en el avión aterrizan y se enfrentan a las típicas rutinas de aeropuerto, como recorrer pasillos interminables, pasar el control de pasaportes o pelearse con el equipaje en la cinta de recogida de maletas.

None animated GIF

El clímax de ternura llega al final del anuncio —tranquilo, no vamos a hacer spoilers—, cuando los osos finalizan su periplo y aparece en pantalla el lema Coming home, the best gift of all (Volver a casa, el mejor regalo de todos).

La portavoz del aeropuerto, Julia Weir, afirmó al portal PRWeek que el vídeo representa “ese momento Love Actually que los pasajeros experimentan cuando vuelven a casa, especialmente en Navidad.

 

Origen: El emotivo anuncio de Navidad del aeropuerto de Heathrow

La peor de las “traiciones” que sufrió Michael Jackson 

El pacto de silencio se rompió. Fue tomado como una “traición” por el círculo íntimo del cantante que vivía de su fortuna. La insólita carta que escribió sobre pedofilia y sobrinos

La proximidad de Michael Jackson con los niños fue siempre objeto de especulaciones y sospechas (AP)
La proximidad de Michael Jackson con los niños fue siempre objeto de especulaciones y sospechas (AP)

Hace siete años moría uno de los más grandes artistas del siglo XX: Michael Jackson. También, un hombre con una doble vida perversa, cuyas oscuridades estuvieron a punto de llevarlo a prisión en el último tramo de su vida. Arreglos extrajudiciales por más de 200 millones de dólares impidieron que la estrella pop de los Estados Unidos pasara sus días finales tras las rejas.

En esa vida de vaivenes entre el estrellato y la pedofilia hubo un hecho que que el Rey del Pop vivió como una traición y que no esperaba. Miembros de su familia declararon en noviembre de 2003 las “costumbres” que el cantante mantenía recurrentemente con niños. Las autoridades también creyeron -a partir de los interrogatorios- que algunos menores de su familia habían padecido la tortuosa mente del artista.

Su famosa propiedad Neverland Ranch era el punto de encuentro del cantante con los niños
Su famosa propiedad Neverland Ranch era el punto de encuentro del cantante con los niños

Un detective accedió a las pruebas halladas en la profunda requisa realizada en noviembre de 2003 sobre la icónica mansión Neverland Ranch en Santa Bárbara, California, señaló que al menos dos parientes fueron usados para cometer sus delitos sexuales. “El reporte de investigación cita que Michael incluso utilizó fotos sexuales de sus propios sobrinos… en ropa interior para excitar a jóvenes“, comentó la fuente cuya identidad quedó en reserva.

Los sobrinos siempre negaron haber sido objeto de abuso por parte del cantante, según indicó el sitio especializado Radar Online. Cuando algún integrante del clan comenzó a sospechar que algo raro pasaba en Neverland Ranch, el cantante se encargó en persona de silenciarlo. “La gente de Jackson se enteró y éste llevó a una isla a ese pariente. Cuando esa regresó, Jackson le compró un automóvil nuevo, lo que nosotros entendemos que, junto al viaje, fue usado para callarlo“, indicó el detective privado.

Cuando ese noviembre de 2003 los agentes policiales y de la fiscalía del condado de Santa Bárbara quisieron saber más sobre la vida de Michael Jackson, se encontraron con un pacto de silencio hermético. Eso les hizo sospechar que efectivamente algo malo ocurría en esa infausta propiedad. Uno de los familiares de MJ estaba solo en la casa e invitó a dos detectives, les ofreció refrescos pero también les señaló que no estarían dispuestos a hablar mal de Michael“. Parecía que nadie traicionaría al cantante pop. Hasta ese momento el hermetismo era absoluto.

En un vuelo hecho hasta Las Vegas para continuar con las pericias en torno a la figura de renombre mundial, los encargados del proceso se entrevistaron con un nuevo miembro del círculo íntimo del sospechado. “Lo que nos dijo nos dejó con los ojos abiertos. Nos señaló que Jackson intentó por años ocultar su predilección por los niños pre-púberes“. El círculo comenzaba a cerrarse. Y el pacto a romperse. Esto empujó a continuar con el proceso judicial.

Al parecer, además, la adicción le jugó una mala jugada al cantante. El intérprete pasaba gran parte de las jornadas bajo los efectos de las drogas, sin darse cuenta que había gente alrededor suyo que veía lo que hacía con los menores.

Michael Jackson utilizaba estas imágenes para perturbar a los niños y preadolescentes para que accedieran a él. Fueron halladas en noviembre de 2003 durante una pesquisa en su mansión Neverland Ranch, en Santa Barbara, California
Michael Jackson utilizaba estas imágenes para perturbar a los niños y preadolescentes para que accedieran a él. Fueron halladas en noviembre de 2003 durante una pesquisa en su mansión Neverland Ranch, en Santa Barbara, California
Las perturbadoras imágenes fueron halladas en noviembre de 2003 durante una pesquisa en su mansión Neverland Ranch, en Santa Barbara. Los investigadores determinaron que eran para bajar la moral de los menores y así abusar de ellos
Las perturbadoras imágenes fueron halladas en noviembre de 2003 durante una pesquisa en su mansión Neverland Ranch, en Santa Barbara. Los investigadores determinaron que eran para bajar la moral de los menores y así abusar de ellos
Decenas de juguetes de todo tipo fueron encontrados en su mansión de Santa Bárbara en noviembre de 2003. Se especula que los utilizaba para seducir a los pequeños
Decenas de juguetes de todo tipo fueron encontrados en su mansión de Santa Bárbara en noviembre de 2003. Se especula que los utilizaba para seducir a los pequeños

Igualmente, las pruebas recolectadas en la pesquisa realizada sobre Neverland Ranch resultaron contundentes contra el artista.Fotos de niños semidesnudos, pornografía, fetichismo, sadomasoquismo en cantidades increíbles fueron algunas de las evidencias que mostraban el otro lado de Michael Jackson. En esa recorrida que involucró a 70 agentes, fue descubierto además un armario secreto con juguetes, superhéroes y cuentos infantiles que el intérprete de Thriller tenía en su habitación principal.

Este testigo declaró además que sospechaba que muchos de esas víctimas podían ser familiares del cantante, entre los que podría encontrarse su propio hijo. Incluso, la madre de MJ,Katherine Jackson (86 años) estaba al tanto de los abusos que cometía. “Estaba muy avergonzada como para hacer algo“, indicó la fuente. El familiar que reveló estos detalles siniestros a los investigadores permaneció en las sombras. Nunca se animó a declarar ante un tribunal. Tenía miedo, entre otras cosas, de que la matasen.

Entre las curiosidades de la investigación, resultó extraño una carta que el propio Jackson envió a la madre de sus sobrinos, por quienes tenía una especial devoción. “Por favor, lee este artículo acerca de abusos a niños y por favor léelo a tus hijos… revela cómo tus propios parientes pueden ser abusadores de niños, tíos o tías abusando de sobrinos o sobrinas. Por favor, léelo. Con amor, MJ“.

20 de noviembre de 2003. Michael Jackson es registrado por el Departamento del Sheriff del Condado de Santa Bárbara
20 de noviembre de 2003. Michael Jackson es registrado por el Departamento del Sheriff del Condado de Santa Bárbara

Origen: La peor de las “traiciones” que sufrió Michael Jackson – Infobae