Archivo de la etiqueta: India

La cuarentena imposible de la India: un gurú contagió a 40.000 personas tras volver de Italia 

India intenta imponer medidas de confinamiento a su población, aunque motivos culturales y sociales anticipan la dificultad de su puesta en práctica.

Decenas de personas han vuelto a sus lugares de origen para pasar la cuarentena. Reuters

La India es una bomba. Y los 2.000 millones de personas que viven en los seis países del Indostán son, al mismo tiempo, las mechas y las posibles víctimas de esa bomba. Uno de los países con peores indicadores sanitarios (proporcionalmente, una ciudad como Valencia tendría 9 camas de hospital aisladas) y patria de 280 millones de pobres, se enfrenta a una distopía que tendrá eco en el resto del mundo: desde el campo de refugiados Rohingya hasta las megalópolis de chabolas de Bombay, se teme que millones de personas se infecten por el coronavirus y supongan un nuevo punto crítico en el mapa mundial del covid-19. Para intentar retrasar en lo posible el estallido del mayor foco potencial de expansión del coronavirus en el planeta, el Primer Ministro Narendra Modi ha decretado el confinamiento riguroso de los 1.300 millones de habitantes del país durante 21 días. Algo, sencillamente, imposible.

El caso de Baldev Singh, un predicador punyabí que ha podido infectar a unas 40.000 personas, es un ejemplo de la difícil tarea a la que se enfrenta éste país. Singh regresó de un viaje a Italia y Alemania tras el cual, en vez de guardar cuarentena, acudió al festival religioso del Hola Mohalla, donde se congregan decenas de miles de personas. El patriarca, de 70 años, se dedicó a confraternizar con familiares, allegados y vecinos durante días; poco después murió debido al coronavirus. Ahora, 20 pueblos y más de 40.000 personas permanecen en cuarentena en el Punyab, donde se ha dado también el caso de un grupo de doctores de Bhilwara, en la misma región, que, contagiados por un paciente, pueden haber pasado el virus a cientos de personas más. El resultado: otros 15 pueblos y 7.000 personas más en una cuarentena difícil de mantener.

Superpoblación y supersticiones

Hacer entender a 1.300 millones de ciudadanos que no deben salir de casa durante las próximas tres semanas no es una tarea fácil. En un país donde aún hay gente que piensa que comer carne o beber alcohol hace enfermar de SIDA, elaborar un mensaje que sirva para convencer a 250 millones de analfabetos y a 100 millones de licenciados universitarios por igual es complicado.

En su discurso a la nación para decretar los 21 días de confinamiento, Modi ha recurrido a las metáforas: “Si sales de casa, el virus se colará por la puerta abierta”; “si sales antes de 21 días, tu familia perderá 21 años (una generación)”; “todos tenemos una Laxman Rekha” imaginaria en la puerta de casa estos días (en referencia a la línea mágica de protección que el dios Laxman dibujó en el suelo para proteger a su esposa)”. Modi aludió también a España, que “junto con Italia y Estados Unidos es uno de los países con mejor sistema sanitario del mundo”, para destacar que “ni siquiera las naciones más poderosas han podido contener el virus”.

Un hombre camina por una calle de Nueva Delhi.

Un hombre camina por una calle de Nueva Delhi. Reuters

“Quédense en casa, quédense en casa y hagan una cosa nada más: quédense en casa”, enfatizó el mandatario indio. Pocos días antes, un grupo de fundamentalistas hindúes celebraba en Nueva Delhi una gaumutra o fiesta de la orina de vaca, donde decenas de personas bebieron este líquido pensando que les inmunizaría contra el coronavirus y cualquier otra enfermedad. La agrupación religiosa Hindu Mahasabha, organizadora del acto, posaba para los periodistas junto a un colorido póster donde un demonio mitológico representaba al covid-19 y varios animales le pedían al coronavirus que les “salve” de los carnívoros humanos.

Medidas duras pero irrealizables

A quien no obedezca le esperan policías -algunos de ellos de paisano- dispuestos a golpear en las piernas con un palo a transeúntes, ciclistas e incluso motoristas. Ninguna excusa vale: la afluencia a los templos, que a veces es tan masiva que son frecuentes las avalanchas de peregrinos donde se producen muertes por asfixia, ha sido limitada a 50 personas. Las clases han sido suspendidas. Casi todos los establecimientos públicos, cerrados. Son medidas que muchos otros países han adoptado ya, con bastantes dificultades, y que en la India y sus países vecinos pueden ser simplemente irrealizables. Una parte significativa de los servicios, suministros y comercio se llevan a cabo en mercadillos callejeros: desde puestos de comida hasta sastres, son millones los indios que trabajan y viven en la calle. En muchos casos, literalmente: se calcula que hay más de un millón de personas sin ningún techo, ni siquiera el de una chabola, y que consideran una casa en ruinas o un trozo de acera su hogar.

Apollo Hospital, en Nueva Delhi, uno de los mayores centros privados del país

Apollo Hospital, en Nueva Delhi, uno de los mayores centros privados del país

La Universidad de Delhi acoge a miles de estudiantes de todo el país. Desde una de las residencias de su campus, Atul, un estudiante de Economía de Bihar, cuenta a este periodista que “ahí fuera puede haber cuarentena, pero aquí dentro es imposible. En cada dormitorio vivimos de dos a cuatro compañeros y los cuartos de baño son compartidos por… no sé, cientos, aparte de los trabajadores de la universidad, que hacen aquí la colada, se lavan y a veces traen a su familia”.

Ram, un taxista de Nueva Delhi, todavía no entiende lo que es una epidemia de este tipo, pero dice estar “muy asustado” y “deseando volver a su pueblo”, mientras pregunta si no se puede “echar” al coronavirus con fuegos artificiales. En Noida, un suburbio de la capital india, un ingeniero informático que vive en un moderno apartamento con su familia y que no quiere hacer público su nombre afirma que “si no se puede salir está bien, obedeceremos”; pero confiesa que enviará a sus criados a hacer la compra y, si es necesario, traer agua. “Es lo único que podemos hacer”. De fondo suena el canal de noticias NDTV con un reportaje que culpa a China de crear y expandir el virus por todo el mundo.

¿Tiene India la ‘solución’?

En medio de este panorama desolador, se da la paradoja de que es precisamente la India quien podría tener una de las claves para combatir el virus. Se trata de la hidroxicloroquina, un principio activo que ha abierto un atisbo de esperanza para poder contar con la cura contra el covid-19. Las medicinas basadas en la hidroxicloroquina se venían empleando para tratar el lupus, la malaria y la artritis desde hace décadas. Y resulta que la India es uno de los principales productores mundiales de este compuesto, además de ser el mayor suministrador de los laboratorios españoles. Sin embargo, Nueva Delhi ha decidido bloquear su exportación, por lo que a corto plazo será imposible contar con grandes cantidades de la medicina.

A pesar de esta medida, todo parece indicar que sólo los más afortunados van a poder acceder no solo a esta medicina, sino a simples mascarillas o guantes de protección. En regiones del tamaño de Andalucía, o países enteros como Bangladesh, la densidad de población supera los 1.000 habitantes por kilómetro cuadrado, y es habitual que vivan familias enteras compartiendo la misma habitación y que cientos de personas tengan que usar el mismo grifo de agua o letrina.

Una familia, en uno de los barrios más deteriorados de Nueva Delhi

Una familia, en uno de los barrios más deteriorados de Nueva Delhi Reuters

En una conversación por Whatsapp, Anand Lee (apellido cambiado), un doctor que trabaja para un hospital privado del que prefiere ocultar el nombre, cuenta que, en su opinión, se avecina una situación de “sálvese quien pueda”, y que “como siempre, pueden más quienes más tienen. Estos días se requiere a los pacientes que son ingresados que dejen en recepción una tarjeta de crédito con muchos fondos, nos quedamos con las tarjetas para usarlas cuanto haga falta. Esto se hace porque no sabemos cuánto tiempo permanecerá cada paciente aquí, y en las corporaciones, aunque sean empresas sanitarias, lo primero es el dinero“.

El número de casos de coronavirus en la India es, oficialmente, muy bajo. A nadie se le escapa que esto es debido al bajo número de pruebas que se han llevado a cabo, y es probable que muchos indios, paquistaníes o nepalíes estén muriendo debido al virus sin que sus familias siquiera sepan que se trata del mismo virus que está doblegando a las economías más fuertes del mundo y que ha provocado que, de repente, hayan dejado de ver las caras blancas de los viajeros occidentales.

Un diario de Katmandú expone la difícil situación de los sherpas y comercios que viven del turismo. Una revista de Nueva Delhi muestra el rostro desconcertado de un mendigo que vive en la estación de tren y aún no se explica por qué de repente no hay trenes. En Labour Chowk, una calle de las afueras de Delhi donde habitualmente se congregan temporeros esperando a que alguien les contrate como albañiles por un día, un reportero de la BBC se admiraba, con una mezcla de placer y escalofrío, de que el silencio era tan profundo que se podía escuchar el canto de los pájaros donde antes el tráfico era ensordecedor.

Incluso la angustia que invade a los que tienen la “suerte” de poder mantenerse informados gracias a Internet o a la televisión es un lujo en las actuales circunstancias: un profesor de cirugía de Srinagar (Cachemira), una de las regiones con peores comunicaciones, se quejaba de que su conexión a la red no le permitía ni siquiera descargarse el documento de las recomendaciones oficiales de seguridad en hospitales. “Sé que en España los estáis pasando mal, y rezo para que os vaya mejor muy pronto”, cuenta en un mensaje de Whatsapp un médico de Delhi. “Pero aquí estamos viendo una montaña a punto de derrumbarse sobre nosotros; esperamos millones de muertos de aquí a un año. Si volvemos a hablar después de ese tiempo, estoy seguro de que habré llorado más que en toda mi vida”.

Origen:  EL ESPAÑOL

En la  India viven 4 millones de indigentes en la calle entre monos y vacas sagradas ,el hedor y la suciedad ,hacen desmayar a cualquiera .A orillas del Rio Ganges creman a sus muertos y en esas mismas aguas se bañan y “purifican”

 

Tramadol, el opioide devastador

or EMILY SCHMALL y CLAIRE GALOFARO

DESDE Kapurthala, India – AP

El panorama se hace cada vez más alarmante: Confiscan camiones llenos de pastillas, niños que toman las píldoras, encuentran pastillas en los bolsillos de terroristas muertos.

Se le dijo al mundo que las pastillas eran más seguras que el oxycontin, vicodin y los fentanilos, que han causado tantos estragos en Occidente. Pero ahora están en el epicentro de lo que las Naciones Unidas llama “la otra crisis de los opioides”, una epidemia que no genera tantos titulares como la de Estados Unidos pero que está teniendo efectos devastadores en los países más vulnerables del planeta.

El abuso del opioide tramadol abarca continentes, desde la India hasta Africa y el Medio Oriente, creando un descalabro internacional que los expertos atribuyen a lagunas en las regulaciones de los narcóticos y a malas evaluaciones de los riesgos de la droga.

Se dijo que este opioide producido por el hombre podía aliviar los dolores sin generar abusos. A diferencia de otros opioides, el tramadol es de venta libre y no está sujeto a los controles internacionales de medicamentos más peligrosos. Pero el abuso es tan grave hoy que algunas naciones están pidiendo la intervención de las autoridades internacionales.

EL LABORATORIO

Grunenthal, la compañía que produjo originalmente el medicamento, quiere que las cosas queden como están. Dice que las regulaciones internacionales dificultan el acceso a las medicinas en países con sistemas de salud desorganizados y que incorporar al tramadol a la lista de sustancias restringidas privará a los pacientes de esa droga.

“Es un gran dilema de salud pública”, dijo Gilles Forte, secretario del comité de la Organización Mundial de la Salud que recomienda qué sustancias deben ser reguladas. El tramadol está disponible en zonas de combate y en naciones pobres porque no está regulado. Y se lo usa ampliamente por las mismas razones. “Es muy difícil encontrar el equilibrio justo”, afirmó Forte.

Tramadol no es tan letal como otros analgésicos, pero numerosos gobiernos se han dado cuenta de que de todos modos conlleva riesgos y están tratando de controlar su venta. Punjab, estado del norte de la India, acaba de sumarse a esa batalla. Hay pastillas por todos lados. Se vende en farmacias y también abundan las imitaciones en la calle.

Este año las autoridades confiscaron cientos de miles de pastillas, prohibieron la mayor parte de las ventas en las farmacias y cerraron centros de producción de pastillas falsas, lo que hizo que el precio de diez pastillas suba de 35 centavos a 14 dólares. El gobierno abrió una red de centros de atención, temerosos de que quienes se hicieron adictos empiecen a usar heroína en un acto de desesperación. Cantidades de personas buscaron ayuda para lidiar con intensos síntomas de abstinencia.

COMO LA COMIDA

Para algunos, el tramadol es tan vital como la comida.

“Si no comes, te sientes hambriento. Lo mismo te pasa con esto”, dijo Deepak Arora, soldador de un taller mecánico de 30 años que llegó a consumir 15 pastillas diarias y a robarle a su familia para comprarlas. “Eres como un muerto”.

Jeffrey Bawa, funcionario de la Oficina de las Naciones Unidas sobre Drogas y Delincuencia, se dio cuenta de lo que estaba pasando en el 2016.

La policía empezó a encontrar pastillas en los terroristas, que las trafican para financiar sus actividades, según Bawa.

La mayoría provenían de la India, que tiene una pujante industria farmacéutica impulsada por medicamentos genéricos baratos. Los laboratorios producen imitaciones y las distribuyen por todo el mundo, en dosis que exceden por mucho los límites permitidos.

Las autoridades dijeron en el 2017 que habían confiscado un cargamento de tramadol valuado en 75 millones de dólares que estaba destinado a la organización Estado Islámico. También interceptaron 600.000 pastillas para Boko Haram. Otros 3 millones fueron encontradas en una camioneta en Níger, en cajas que tenían el logo de la ONU para disimular. El organismo advirtió que el tramadol estaba teniendo “efectos desestabilizadores en la región”.

Grunenthal, no obstante, hace fuerza para que el tramadol no sea regulado. Financió varios estudios según los cuales su regulación impediría combatir los dolores y envió gente a la OMS para exponer la tesis de que la pastilla es menos riesgosa que otros opioides.

El portavoz Stepan Kracala dijo que la regulación podría tener efectos contraproducentes y hacer que pacientes desesperados acudan al mercado negro si no hay opciones legales.

Eso es lo que pasó en la India, que reguló el tramadol en el 2018. Los reguladores dijeron que las exportaciones y el abuso a nivel interno mermaron. Pero reconocieron también que es prácticamente imposible contener el abuso y las exportaciones ilegales en un país con una industria farmacéutica enorme. Sigue siendo fácil encontrar tramadol.

Parada en la entrada de su casa, Jyoti Rani señaló hacia varias viviendas de su barrio de Kapurthala donde dijo que se vendía el medicamento. La adicción de Rani comenzó cuando falleció su hijo de 14 años y ella cayó en un estado de depresión.

“Me quería matar, pero terminé haciéndome adicta”, manifestó entre lágrimas. Un médico le recetaba tramadol para combatir sus adicciones, y lo único que hizo fue generar una nueva adicción. Ahora es una de unas 30.000 personas de Punjab que van a clínicas del gobierno a recibir tratamiento diario.

Información del Proyecto Opioides en el Mundo: https://www.apnews.com/GlobalOpioids

El doble acierto de Máxima en la India: por la noche, un increíble vestido sari, y por el día, tocado con guiño a Holanda

El viaje oficial de los reyes de los Países Bajos en India continúa y las dos últimas elecciones estilísticas de Máxima nos ratifican que para ella en cuestiones de moda más siempre es mejor.

POR ESTEFANÍA GUZMÁN

Máxima de Holanda preside la apertura del Tech Summit en Delhi, India.

Sigue…

Origen: Revistavanityfair.es

Mujer de 75 años con un solo pulmón se convierte en la madre de mayor edad en dar a luz a un bebé

POR MARIANA BUENDIA

Una mujer en la India, de 75 años, se convirtió en la madre de mayor edad en dar a luz a un bebé. Este sábado 12 de octubre, la mujer que además tenía colapsado un pulmón, recibió a una niña de 600 gr en la ciudad de Kota.

Prabha Devi tuvo a su pequeña hija en un parto por cesárea a las 30 semanas de embarazo, en el hospital privado Kinker en Kota, Rajasthan, India. La bebé que pesó poco más de medio kilo, fue inmediatamente trasladada a la unidad de cuidados intensivos para recibir asistencia y soporte vital, informó Daily Mail.

La madre se encontraba realmente débil, su edad era un factor de riesgo y además tenía un pulmón que no le funcionaba.

Sigue…

Origen: LaGranEpoca

Desembarco de la Yerba Mate Argentina en India

 

Desde el Instituto Nacional de la Yerba Mate confirmaron que Macri recibió a la comitiva yerbatera y al titular del INYM para respaldar las “acciones que lleva adelante” el sector yerbatero y el organismo nacional para “posicionar” a la yerba mate argentina en la India.

Sigue…

Origen:La Prensa

Se buscan verdugos: India ofrece 150 euros por ejecución, comida gratis… y soga incluida 

 

Un acusado de violar y matar a una niña de 11 años, escoltado por la policía en India Reuters

India tiene casi 400 presos en el corredor de la muerte, las sentencias no se cumplen por la lenta burocracia y la falta de ejecutores.

Sigue…

Origen:  EL ESPAÑOL

Tren arrolló a multitud durante celebración religiosa: hay más de 60 muertos

 

La tragedia sucedió este viernes, durante las celebraciones de Dusshera en Amristar; la gente se encontraba sobre las vías

La tragedia sucedió este viernes, cuando una formación fuera de control pasó por encima de la gente que se encontraba sobre las vías, observando el Ravana Dahan, un ritual en el que se queman efigies del rey demonio Ravana.

Sigue…

Origen: Tren arrolló a multitud durante celebración religiosa: hay más de 60 muertos

La escuela india que convierte a niños pobres en ejecutivos de Sillicon Valley 

 

Anad Kumar con sus estudiantes Chandan Prakash Jha

“Super30” es la mejor plataforma para para cumplir los sueños de cientos de niños pobres con talento. El matemático Anand Kumar, con un presupuesto anual de 50 euros, les prepara para uno de los exámenes más selectivos del mundo.

Miguel Á. Gayo Macías 

Uno de cada tres analfabetos del mundo vive en la India. Y de esos casi 300 millones de personas, la mayoría viven en Bihar, la región más depauperada del país. Según agencias independientes, se necesitan dos millones de maestros de enseñanza primaria y secundaria en Bihar, pero pocos funcionarios aceptan una plaza allí. En ese mar de tierra seca y pobreza, Anand Kumar, uno de los profesores más admirados del mundo, abrió hace 15 años una escuela de matemáticas para niños sin recursos. Hoy, algunos de ellos trabajan como ejecutivos de grandes multinacionales.

Leer más…

Origen: La escuela india que convierte a niños pobres en ejecutivos de Sillicon Valley – EL ESPAÑOL

Conmoción en La India por las últimas violaciones de niñas

Primero violaron en grupo a una niña de 16 años y cuado la justicia los condenó a pagar una multa de 600 euros, se enfuerecieron tanto que la quemaron viva dentro de su propia casa.15 de las 18 personas que quemaron a la joven ya han sido detenidos. En la India hay una enorme conmoción por este caso, que no es el único. Este pasado fin de semana otra joven de 17 años fue también violada y quemada por su agresor. Se encuentra en estado muy grave, con quemaduras de primer grado en el 70% de su cuerpo.En India, la policía registra 100 casos de asaltos sexuales cada día.Las últimas violaciones se han producido unas semanas después de que el gobierno aprobase la pena de muerte para violadores de menores de 12 años. Una decisión condicionada por el caso de violación múltiple y asesinato de una niña musulmana de ocho años en Cachemira el apsado mes de abril y que desató una oleada de manifestaciones por todo el país.

 

Origen: Conmoción en La India por las últimas violaciones de niñas

Conmoción en La India por las últimas violaciones de niñas

Primero violaron en grupo a una niña de 16 años y cuado la justicia los condenó a pagar una multa de 600 euros, se enfuerecieron tanto que la quemaron viva dentro de su propia casa.15 de las 18 personas que quemaron a la joven ya han sido detenidos. En la India hay una enorme conmoción por este caso, que no es el único. Este pasado fin de semana otra joven de 17 años fue también violada y quemada por su agresor. Se encuentra en estado muy grave, con quemaduras de primer grado en el 70% de su cuerpo.En India, la policía registra 100 casos de asaltos sexuales cada día.Las últimas violaciones se han producido unas semanas después de que el gobierno aprobase la pena de muerte para violadores de menores de 12 años. Una decisión condicionada por el caso de violación múltiple y asesinato de una niña musulmana de ocho años en Cachemira el apsado mes de abril y que desató una oleada de manifestaciones por todo el país.

Origen: Conmoción en La India por las últimas violaciones de niñas