Archivo de la etiqueta: Narración

Spanish espanjalainen španelský spaans spanska spàinntis sspainiako  

El Rey de Francia

 

 

Y tras tan preciosa y entrañable narración, les pregunto a bocajarro como lo hacen en inglés: “¡¿Qué parte de “enséñenles español” es la que no se entiende?!”.

 

 

Cuentan que a un rey muy poderoso le nació el tan anhelado heredero. Un varón robusto, vivaz, de mirada inteligente desde la primera vez que abrió los ojos. Al mes de su nacimiento, una vez que todo el reino y las comarcas aledañas habían celebrado con gran algarabía y renovadas esperanzas, el rey hizo traer a médicos, alquimistas, filósofos, astrónomos, consejeros y “curiosos eruditos” de diversos países del mundo. Al tenerlos a todos reunidos en la sala del trono, quiso saber cuándo era el momento más apropiado para comenzar la educación de su hijo, el delfín. Hubo un murmullo colectivo y muchos intercambios de miradas. Un sabio tomó la palabra:

– ¿Cuándo nació su hijo, majestad?

– Hace un mes exactamente.

– Entonces se han perdido ya 30 días.

Esta historia se la atribuyen al papá de quien luego fue Louis XIV, mejor conocido como “El Rey Sol”. ¿Quién fue el sabio? No lo sé y me gustaría saberlo. ¿Y por qué este cuento el día de hoy? Porque ya hay mucho nieto venezolanito naciendo por todo el mundo y es muy importante que aprendan a hablar español.

Ser bilingüe (¡o más!) abre muchísimas puertas en la vida. Además, por vueltas que da la misma, Venezuela puede que se convierta otra vez en la Tierra de Gracia o en El Dorado, y todos estos “nietecitos” con sus familias y sus hijos, decidan volver a la patria de sus abuelos y ser muy felices aquí.

Y tras tan preciosa y entrañable narración, les pregunto a bocajarro como lo hacen en inglés: “¡¿Qué parte de “enséñenles español” es la que no se entiende?!”.

C’est tout.

Cetú.

Origen: TalCualDigital.com:Spanish espanjalainen španelský spaans spanska spàinntis sspainiako  

El hombre desterrado.

Habanero2000

Había una vez, un pueblo, aislado del mundo. Recibía muy pocas visitas de los habitantes de los pueblos cercanos. Los que vivían en él, tampoco visitaban a otros pueblos; rígidas leyes, establecidas por el Alcalde del pueblo, lo impedían. El Alcalde, dueño de toda la tierra del pueblo, de la única fabrica que existía y de la única estación de radio, gobernaba al pueblo con mano de hierro, su voluntad, era ley.

El pueblo, se empobrecía cada vez más. Algunos burlaban leyes y se decidían a buscar trabajo en pueblos cercanos, no podían regresar, pero al menos, ayudaban a sus familias.

Un día, un hombre del pueblo, quiso cambiar las cosas. Se enfrentó al Alcalde, quería seguir viviendo en su pueblo, pero que la situación mejorara, cambiar el estado del pueblo. Entre otras cosas, quería abrir otra emisora de radio y un pequeño taller, que diera empleo a unos cuantos…

Ver la entrada original 525 palabras más