Archivo de la etiqueta: Siria

“Las golondrinas de Kabul”, poesía en un país dolorido por el fundamentalismo 

La originalidad de la película “Las golondrinas de Kabul” (Les hirondelles de Kaboul), dirigida a cuatro manos por las francesas Zabou Breitman (directora de teatro y realizadora, “Acordarse de las cosas bellas”, “The man of my life”, “No and Me”) y Eléa Gobbé-Mévellec (diseñadora gráfica, creadora de animaciones, “Madame”, “Scale”), consiste fundamentalmente en la técnica utilizada para el rodaje consistente en que unos actores de carne y hueso han rodado las escenas y sobre ellas se ha efectuado después un trabajo de grafismo que convierte a los personajes en protagonistas de una especie de cómic para adultos, basado en el bestseller del mismo título de Yasmina Khadra.

Sigue…

Origen:  Periodistas en Español

Cuatro mujeres, cuatro íconos de la revolución siria 

 

Cuatro revolucionarias que están desaparecidas o han muerto en la lucha por la justicia en Siria. De la esquina superior izquierda, en sentido de las manecillas del reloj: Fadwa Suleiman, Razan Zeitouneh, Lama Albasha, May Scaff.

En 2011, los sirios tomaron las calles para protestar por justicia. Siete años después, y con más de 500,000 muertos, la atención de los medios hacia Siria ha disminuido. Esta es la historia de cuatro mujeres sirias cuyas historias personales nos desafía a no olvidar la revolución y lo que representa.

Una murió en una prisión siria, dos murieron en el exilio, la otra sigue desaparecida. Las historias personales de estas cuatro mujeres sirias nos desafían a no olvidarlas.

Leer sus historias …

Origen: Cuatro mujeres, cuatro íconos de la revolución siria · Global Voices en Español

Parkour y reguetón en Alepo: la vida patas arriba de los jóvenes sirios

FOTOGRAFÍAS: ALAA FAQIR

Omar Kosha y su pandilla han convertido las ruinas del viejo Alepo, los restos que sobrevivieron a una cruenta guerra, en el territorio de sus piruetas. Por su mutilada y solitaria

FRANCISCO CARRIÓN

Alepo (Siria)

Apenas quedan chavales en Alepo. Unos han huido, otros cumplen el servicio militar… Y los pocos que resisten se entretienen entre las ruinas de la ciudad con deportes de riesgo

“Es crucial para desprendernos de las energías negativas que arrastramos”, dice el capitán de uno de los equipos de parkour, Los zorros de Alepo

Omar Kosha y su pandilla han convertido las ruinas del viejo Alepo, los restos que sobrevivieron a una cruenta guerra, en el territorio de sus piruetas. Por su mutilada y solitaria geografía trepan, saltan y corren sin tregua, flirteando con el vacío. «Practicamos parkour tres o cuatro días a la semana», comenta el capitán del equipo, bautizado como Los zorros de Alepo. «Es un deporte nuevo que requiere mucha concentración y para el que la ciudad vieja de Alepo es un lugar seguro e idóneo».

Entre los esqueletos derruidos de las viviendas y los bazares que una vez habitaron la urbe, una decena de veinteañeros ha hallado los obstáculos que requiere su pasión, el arte de moverse de un punto a otro con la mayor rapidez y el menor esfuerzo posible y con la única ayuda del cuerpo. «Realizamos acrobacias y movimientos de combate. Es una disciplina que nació en Francia a finales de los años 80 y que nosotros hemos adaptado a nuestra ciudad. La mayoría de los miembros del equipo tienen entre 16 y 20 años», explica el treintañero quien, a falta de recursos, hace las veces de entrenador de los traceurs o trazadores, el nombre que adoptan quienes practican un deporte que tiene su origen remoto en las pruebas atléticas diseñadas por el oficial naval galo Georges Hébert antes de la Primera Guerra Mundial.

Los jóvenes escasean en las calles del oeste de Alepo, la parte de la ciudad que superó la contienda con menos achaques. «La mayoría está en el Ejército», explica Kosha, un graduado en Economía curtido en las filas castrenses. «Tenemos un problema muy serio en Alepo: la falta de jóvenes. Los hombres que tienen entre 20 y 40 años están en el ejército, cumpliendo el servicio militar, y el resto ha abandonado el país», confirma el padre George Sabe desde la sede de los Hermanos Maristas de la villa. «Son las fuerzas vivas del país y nos estamos quedando sin ellas».

Leer más…

Origen: ELMUNDO

Jóvenes de Guta se convierten en reporteros para visibilizar el sufrimiento de civiles 

 

Noor y Alaa graban la destrucción causada por los bombardeos del régimen sirio en Guta Oriental. Usada con permiso.

“Quiero ser periodista para transmitir el sufrimiento de los inocentes, o estudiar química para hacer medicinas para la gente” – Noor, 12 años, Guta Oriental.

A continuación presentamos una serie de testimonios desde Guta Oriental. Vienen precedidos de otros dos testimonios desde Guta (en los suburbios de Damasco) de parte de una enfermera y un dentista, publicados por el colectivo Act for Ghouta el 20 de febrero y el 4 de marzo de 2018, respectivamente. Global Voices también ha publicado testimonios desde Damasco, que pueden leerse aquí.

Controlada por los rebeldes contrarios al régimen, Guta Oriental lleva desde finales de 2013 bajo el asedio del régimen sirio de Bashar al Assad y sus aliados. Sin embargo, en las últimas semanas se ha intensificado la violencia drásticamente. En las dos semanas entre la noche del 18 de febrero a la noche del 3 de marzo, los datos médicos de Médicos sin Fronteras (MSF) revelan 4,829 heridos y 1,005 muertos, es decir, un promedio de 344 heridos y 71 muertos al día. La infraestructura civil también ha quedado gravemente dañada, con más de 25 hospitales y centros médicos atacados, algo más de uno cada cuatro días. 

Leer nota completa

Origen: Jóvenes de Guta se convierten en reporteros para visibilizar el sufrimiento de civiles · Global Voices en Español

“¿Saben otros de nuestra existencia?”: Testimonio de una enfermera desde la asediada Ghouta Oriental en Siria · Global Voices en Español

 

“Llorábamos por Umm Muhammad, y porque teníamos miedo. Nos preguntábamos si tendríamos el mismo destino, y si nuestros hijos se quedarían sin madre”.

Niños se esconden del bombardeo en Harasta, Ghouta Oriental. Foto de Damascus Media Center, usada con permiso.

El siguiente es un testimonio de Bareen Hassoun, madre y enfermera en la ciudad de Harasta, en el asediado distrito sirio de Ghouta Oriental, donde el régimen sirio y sus aliados han estado llevando a cabo una intensa campaña de bombardeos. Controlada por rebeldes contra el régimen, Ghouta Oriental ha estado bajo el asedio del régimen sirio y sus aliados desde finales de 2013.

Más de 120 personas han muerto solo entre el 6 y el 8 de febrero de 2018, y durante el 19 de febrero perdieron la vida más de 110 personas, en un solo día. Algunas estimaciones ponen el número total de civiles muertos en alrededor de mil durante los últimos tres meses. Las infraestructuras civiles también han quedado seriamente afectadas, con cuatro hospitales bombardeados el 19 de febrero. 

En diálogo con Kareem Shaheen, de The Guardian, un médico de Ghouta Oriental dijo: “Estamos siendo testigos de la masacre del siglo XXI. Si la masacre de la década de 1990 fue Srebrenica, y las masacres de la década de 1980 fueron Halabja y Sabra y Shatila, Ghouta Oriental es entonces la masacre de este siglo en este momento”.

El siguiente testimonio de Bareen Hassoun fue tomado y transcrito porMarcel Shehwaro, de Global Voices

Leer testimonio completo

Origen: “¿Saben otros de nuestra existencia?”: Testimonio de una enfermera desde la asediada Ghouta Oriental en Siria · Global Voices en Español

Consternación por espeluznante video de combatiente kurda mutilada

El video del cuerpo de una mujer ensangrentado y atrozmente mutilado, y que es presentado como el de una combatiente kurda de Siria maltratada por los rebeldes aliados de Turquía, levantó el viernes la ira de la comunidad kurda.

Según las fuerzas kurdas, el cuerpo es de Barîn Kobanê, nombre de guerra de esta mujer de 23 años, que participó en los combates contra el grupo Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en la región de Kobane, en el norte de Siria.

Turquía lanzó el 20 de enero en Siria una ofensiva contra la región de Afrin para expulsar de su frontera a la milicia kurda de las YPG, organización calificada de “terrorista” por Ankara, pero que es aliada de Washington en la lucha contra ISIS.

Los rebeldes sirios que participan en esta operación militar junto a Turquía han sido acusados por responsables kurdos, pero también por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), de filmar las mutilaciones infligidas al cuerpo sin vida de una combatiente.

(Puedes visualizar el video aquí)

Las fuerzas kurdas denunciaron los horrores perpetrados por “los terroristas aliados del Estado turco enemigo”.

Varios militantes kurdos han compartido en las redes sociales una semblanza de la joven, sonriente en su uniforme militar, acompañada por otra foto de su cadáver.
En el video se puede ver a una decena de rebeldes, algunos armados, en torno al cadáver ensangrentado y mutilado de una mujer, en el suelo. Se escucha la voz de un hombre que pide que dejen de actuar así.

La grabación fue enviada al OSDH por “un combatiente de los grupos rebeldes sirios que participan con las fuerza turcas” en la ofensiva, precisó a la AFP el director de esta ONG, Rami Abdel Rahman.

El episodio habría sido filmado el martes, después de que el cuerpo de la combatiente fuera hallado por los rebeldes en la localidad de Qurna, cerca de la frontera, en el norte de Siria.

“Es de una barbarie sin igual”, deploró Abdel Rahman.

Origen:Infobae EPMundo

El drama de los niños atrapados en Ghouta oriental, “el epicentro del sufrimiento en Siria”

 

Según Naciones Unidas, las 400.000 personas que viven en esta zona asediada desde hace cinco años se encuentran en “el epicentro del sufrimiento” de la guerra en Siria. La mitad son niños.

Mahmoud llora de forma desconsolada. Una mano empuja al niño desde adentro de los escombros. Otras manos lo empujan hacia afuera.

El pequeño de 3 años logró sobrevivir al bombardeo, pero su hermano mayor no.

La historia de Mahmoud se repite casi a diario en Ghouta oriental, una zona controlada por los rebeldes, ubicada cerca de Damasco, Siria.

El área lleva 5 años bajo asedio por parte de las fuerzas gubernamentales de Bachar al Asad y sus aliados, pero desde noviembre los bombardeos se han vuelto algo cotidiano.

Solo en las últimas dos semanas murieron 200 personas, de las cuales 50 eran niños.

Y este lunes el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, acusó al gobierno sirio y su principal aliado, Rusia, de realizar ataques con armas químicas en Ghouta oriental, hiriendo a 20 civiles, en su mayoría menores de edad.

Según Naciones Unidas, las 400.000 personas que viven en esta zona se encuentran en “el epicentro del sufrimiento” en Siria. La mitad son niños.

A lo largo de los 7 años de guerra, más de 340.000 personas han muerto en Siria y millones se han visto forzados a abandonar sus hogares o el país.

Origen: El drama de los niños atrapados en Ghouta oriental, “el epicentro del sufrimiento en Siria”

Karim, el nuevo símbolo de la Siria castigada

l pequeño Karim, herido y huérfano tras los bombardeos en el distrito damasceno de Guta Este. EFE

Karim, un bebé víctima de dos bombardeos, se ha convertido en un símbolo del sufrimiento de los más de 400.000 civiles atrapados en Guta

El Gobierno sirio celebraba ayer por la mañana en Alepo, con gran pompa militar, un año de la salida de sus opositores de la urbe, que culminaba seis meses de un asedio salvaje que se había cebado especialmente con la población civil. Mientras tanto, en Guta Este, un distrito a 15 kilómetros del centro de Damasco, otro cerco proseguía. El sufrimiento de los desarmados en aquel rincón, atrapados entre todos los frentes, se ha encarnado en Karim, un bebé al que dos bombardeos dejaron huérfano y tuerto.

Una campaña impulsada por activistas a través de Internet trata de dar ánimos al pequeño. Su objetivo es evitar que el sufrimiento de los más de 400.000 civiles atrapados en Guta caiga en el olvido, o quede silenciado por el estruendo de las emisoras de ‘hechos alternativos’. Las etiquetas #SolidarityWithKarim (#SolidaridadConKarim) y #StandWithKarim (#ApoyoAKarim) se han difundido junto a retratos de personas cubriéndose el ojo izquierdo. Uno de los primeros famosos en sumarse fue el futbolista galo Frank Ribery.

Karim, de tres meses según datos trascendidos en varios medios internacionales, sufrió sus primeras heridas de guerra el pasado octubre, cuando fuego de artillería impactó contra un mercado del barrio de Hammuria. Aquel ataque mató a su madre, además de a varias mujeres más que se encontraban cerca. Diez días después, la metralla, fruto de otro impacto, penetró en su casa y lo devolvió al hospital. Según relata Abu Luai, el voluntario que acudió en su rescate, el pequeño perdió el conocimiento durante el episodio.

El bebé se recupera en el hospital, y, dada la fractura en su cráneo y la pérdida del ojo izquierdo, su nombre se ha sumado a la lista de 137 niños para los que UNICEF reclama una evacuación inmediata. La tarea, aparentemente simple, se antoja titánica porque la autoridad siria ha rechazado hasta el momento proporcionar una evacuación con fines médicos del alrededor de medio millar de personas que lo han reclamado. Su negativa se escuda en la postura hostil que mantienen los grupos armados opositores del área.

“Niños, algunos de apenas dos meses, morirán si no se garantizan inmediatamente permisos de evacuación”, alertó el martes pasado Mark Lowcock, jefe humanitario de Naciones Unidas, al Consejo de Seguridad. Lowcock detalló que 16 de las personas que aguardaban para poder salir han muerto, incluido un bebé de 45 días, una niña de nueve años y un tetrapléjico. “Todo lo que se necesita es una luz verde de las autoridades sirias para que estas personas vayan a hospitales a pocos kilómetros de Guta”, dijo.

Armas prohibidas

Human Rights Watch ha denunciado que en Guta se están usando armas prohibidas e incurriendo en prácticas contrarias a varios acuerdos internacionales. En un informe publicado ayer, HRW pone como ejemplos el uso de munición de racimo, por parte de fuerzas leales al presidente Bashar Asad, limitaciones al movimiento de civiles y restricciones a la entrada de productos básicos y medicinas, que perjudican directamente a los actores no armados.

HRW recuerda que las leyes de la guerra no prohíben los asedios siempre y cuando no se ejecuten para dañar a los civiles, no sobrepasen el valor del beneficio militar previsto, no se trate de matar de hambre y no se obstaculice la ayuda humanitaria. No obstante, en Siria, casi todos los actores han desafiado esta norma. Los asedios allí se caracterizan por una carestía de comida y medicinas, que provoca un aumento repentino de los precios y muertes por enfermedades fácilmente curables, alertan médicos en contacto con los afectados. A esta tragedia se suma, en Guta, una intensa campaña de castigos militares por tierra y aire. Según la Red Siria para los Derechos Humanos, 190 civiles, incluidos 52 niños, murieron en Guta entre el 14 y el 30 de noviembre pasado.

Guta está señalada como una de las cuatro zonas de reducción de hostilidades decretadas en la mesa de negociaciones de Astaná por un acuerdo entre Rusia, Irán y Turquía. Los oficialistas intensificaron su presión en el distrito tras una ofensiva alzada a mediados de noviembre pasado. Medios sirios han informado estos días de conversaciones entre milicias para pactar una retirada que rebaje la tensión. Mientras tanto, en Astaná, ayer se habló poco del drama a las afueras de Damasco y mucho de política territorial. Las delegaciones reunidas por octava vez en la capital kazaja expresaron, en primer lugar su “compromiso con la soberanía, independencia, unidad e integridad territorial” de Siria. Un mensaje que desafía principalmente los planes de EEUU y Turquía de mantener un pie en un país cuyo Presidente sólo abraza a Vladimir Putin.

Origen: ELMUNDO

Dar a luz bajo tierra en Siria

  • Parir bajo tierra es la alternativa que quiere ofrecer un centro sanitario en la ciudad de Idleb para proteger al personal médico, embarazadas y bebés de los ataques y bombardeos
Dar a luz bajo tierra en Siria

Un doctor examina a un bebé en un hospital de Siria (Getty Images) 
EFEBeirut

Parir bajo tierra es la alternativa que quiere ofrecer un hospital subterráneo en la ciudad de Idleb para proteger al personal médico, embarazadas y bebés de los ataques y bombardeos, habituales contra centros sanitarios en Siria. El hospital materno-infantil Avicena se encuentra ya en las últimas fases de su construcción y pretende convertirse en un oasis de seguridaden mitad de la guerra para parturientas y otros pacientes.

El centro “tendrá dos plantas subterráneas donde se desarrollará el trabajo médico, y entre siete y ocho a ras de suelo que servirán de escudo y estarán vacías”, dice a Efe por teléfono el responsable del proyecto, el médico sirio Jaled al Milayi, director de la Organización Internacional de Socorro Médico Sostenible (SIMRO, en sus siglas en inglés). Para su creación, se ha aprovechado un edificio ya existente, que en el pasado albergaba el antiguo Hospital Nacional de Idleb, con dos pisos subterráneos que se están rehabilitando y fortificando.

El hospital materno-infantil Avicena se encuentra ya en las últimas fases de su construcción y pretende convertirse en un oasis de seguridad

“Estar bajo tierra es la estrategia más segura, con planes específicos para evacuar al personal y a los pacientes en caso de ataque. Obviamente, tampoco es seguro al 100 %. No hay nada seguro en Siria mientras los rusos continúen destruyendo todo”, apunta el facultativo, que reside en Turquía y viaja quincenalmente a su país.

Aparte de esta protección, Al Milayi ha informado de la existencia de “una instalación humanitaria” y de sus coordenadas en el lugar a las agencias de la ONU y la coalición internacional para que compartan los datos con las partes del conflicto. “Tienen que saber que ahí hay un hospital, que ofrece un servicio humanitario”, subraya.

La urbe de Idleb ha sido elegida como base, porque se ubica en el centro de la provincia homónima, “donde hay cinco millones de personas privadas de asistencia sanitaria, escasez de servicios y una disminución del acceso a los hospitales de Turquía”, fronteriza con esta región siria, enumera Al Milayi.

Estar bajo tierra es la estrategia más segura, con planes específicos para evacuar al personal y a los pacientes en caso de ataque

El médico descarta que el proyecto pueda verse afectado por el hecho de que el Organismo de Liberación del Levante, la alianza de la exfilial siria de Al Qaeda, se haya hecho con el dominio de la ciudad de Idleb hace pocos días tras combates contra la facción Movimiento Islámico de los Libres Sham.

“El control militar de las zonas opositoras nunca ha afectado hasta ahora la vida civil -zanja-. Los civiles tienen una voz alta y necesitamos continuar apoyándoles más que antes”. En esa provincia y en áreas bajo control opositor del oeste de la vecina Alepo y el norte de Hama, hay actualmente centros sanitarios básicos, “que pueden atender embarazos normales, e incluso a veces hacer cesáreas o practicar operaciones ginecológicas más avanzadas”.

El objetivo del hospital (Avicena) es aumentar la capacidad y el número de camas disponibles y, al mismo tiempo, ofrecer un sitio seguro para los trabajadores sanitarios y los pacientes”

“El objetivo del hospital (Avicena) es aumentar la capacidad y el número de camas disponibles y, al mismo tiempo, ofrecer un sitio seguro para los trabajadores sanitarios y los pacientes -mujeres y niños”, indica Al Milayi. Actualmente, en caso de complicaciones, muchos enfermos tienen que viajar a Turquía para recibir tratamiento, “lo cual es muy caro y no siempre está disponible. La alternativa es sufrir durante esas complicaciones, que en ocasiones pueden llevar a la muerte”, advierte este médico, originario de Alepo.

Al Milayi todavía no sabe cuál será el número de camas que tendrá el centro, pero como será un “hospital de referencia” tendrá entre 300 y 400 empleados, entre personal sanitario y administrativo. En estas etapas finales del proyecto, este médico está embarcado en una campaña para recaudar los 100.000 dólares necesarios para terminarlo, aunque rechaza ofrecer cifras exactas sobre su coste total y habla de “cientos de miles de dólares”.

Al Milayi todavía no sabe cuál será el número de camas que tendrá el centro, pero como será un “hospital de referencia” tendrá entre 300 y 400 empleados,

En este afán está apoyado por la ONG The Syria Campaign, cuya representante Kat Fallon explica por internet desde EE.UU. que han lanzado una campaña de microfinanciación colectiva para recolectar esa cantidad. “Se necesita para terminar la fortificación del hospital y otros aspectos, como la ventilación”, destaca.

Fallon recuerda que, según un informe de varias ONG médicas sirias, con sede en Turquía, “ningún trabajador médico ha fallecido en un ataque directo contra hospitales subterráneos en Siria, por lo que es algo que salva vidas”. Desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, al menos 814 empleados sanitarios han muerto en el territorio sirio.

Origen: Dar a luz bajo tierra en Siria

Belleza entre la destrucción: instagramers sirios retratan lo que queda de su país

Alepo, Damasco y Tartús aparecen entre escombros pero sobreviviendo a la guerra

Desde que empezó la guerra de Siria seis años atrás, cinco millones de sirios han abandonado su hogar para huir de la muerte, según datos de las Naciones Unidas. Pero para los que se han quedado la vida sigue.

Algunos de ellos están publicando en sus cuentas de Instagram fotografías que revelan con qué ojos ven hoy su país. La mayoría ha optado por mostrar como la belleza sigue prevaleciendo entre el caos y la destrucción.

Damasco, que está bajo el control del Gobierno y donde parece que la vida ha vuelto a una aparente normalidad, es una ciudad que ahora es posible retratar con esperanza. Pero en Alepo, donde los disparos siguen retumbando entre los suburbios, es complicado que la devastación no quede arraigada en los ojos de quien la observa.

The Guardian ha hablado con seis instagramers sirios para saber qué ha llevado a cada uno ha mostrar su particular visión del país que sigue sobreviviendo a la guerra.

Yaman Sadiq – Damasco

“Publico caricaturas que abordan las cuestiones prominentes que preocupan a mis conciudadanos sirios, desde apagones a la falta de agua corriente. He acumulado más de 30.000 seguidores, lo que me ha permitido encontrar trabajo como pintor. Me gusta Instagram porque está menos centrado en las cuestiones políticas. Mi foto favorita es este intrincado dibujo de Damasco en una pequeño vaso “.

Entren al link y vean las fotografias son maravillosas !

Origen: Belleza entre la destrucción: instagramers sirios retratan lo que queda de su país