Archivo de la etiqueta: Vaticano

Hallan muerta a secretaria del papa que estaba embarazada

La recepcionista del Papa Francisco fue encontrada muerta en su departamento en las afueras de la ciudad. Respondía al nombre de Miriam Wuolou, una mujer de 34 años de origen eritreo, quien estaba embarazada de siete meses cuando se descubrió su cadáver.

Miriam Wuolou, una mujer de 34 años de origen eritreo, tenía siete meses de gestación cuando se descubrió su cuerpo. La mujer tenía un tipo grave de diabetes, por lo cual los médicos le advirtieron de que su embarazo estaba en riesgo

Había trabajado en la casa del Papa Francisco y en una casa de huéspedes sacerdotales llamada Santa Marta durante años.

La prensa italiana informa que trabajó como una especie de guardián para el pontífice, así como para los obispos y cardenales que allí se quedan.

Sigue…

Origen: globovisión.com

Los muros del Papa Francisco y de la Unión Europea

Murallas que aprisionan la Ciudad del Vaticano

Manuel I. Cabezas González (*).- Corrían los últimos días de 2018 cuando visité, por primera vez, Roma. Durante más de una semana, recorrí las siete colinas de la Ciudad Eterna. Así, pude admirar ese museo-ciudad al aire libre, que nos hace sentir que somos unos liliputienses si nos comparamos con los hacedores de lo que se puede ver y contemplar, simplemente callejeando. Y, como no podía ser de otra forma, también recorrí la Colina Vaticana, sita en el Trastévere. Y, aquí, la Ciudad-Estado del Vaticano fue una visita obligada.

Al Vaticano le dediqué dos días. El 25 de diciembre, en la Plaza de San Pedro, asistí a la tradicional y ritual bendición “urbi et orbi” del Papa Francisco. Otro día, lo invertí en visitar los museos vaticanos y la Basílica de San Pedro. Impresiona la concentración de obras de arte y también la majestuosidad de la Plaza y de la Basílica de San Pedro así como de las dependencias vaticanas. Pero hubo también otras dos cosas que llamaron poderosamente mi atención y que me impactaron muy negativamente. Por eso, voy a centrarme en éstas.

Por un lado, como Jesús cuando entró en el Templo de Jerusalén, me horrorizó la ocupación y la colonización de la ciudad “santa” (?) por los parientes modernos de los que Jesús expulsó del templo de David: los mercaderes, adoradores del “becerro de oro” (Éxodo, 32). Ante esto, a uno le dieron ganas, como a Jesús, de coger el látigo para limpiarla de mercaderes y de repetirles aquello de “Mi casa será llamada casa de oración, pero vosotros la habéis convertido en cueva de ladrones” (Mateo 21,13).

Y, por otro lado, me impactó también la robusta e imponente muralla que rodea completamente la Ciudad-Estado del Vaticano y que no se la salta un gitano. Su trazado coincide con la primitiva, construida en el siglo IX, en parte, por el Papa León IV. Tenía y tiene sólo 5 puertas de acceso al territorio vaticano, puertas férreamente custodiadas por los “carabinieri” y/o los guardias suizos y/o la seguridad privada.

Históricamente, las murallas prístinas fueron construidas para proteger y defender los primeros núcleos urbanos de los enemigos y de las epidemias. Por eso, en Las Partidas, Alfonso X El Sabio, definió la “ciudad” como todo lugar cerrado con muros. Ahora bien, con el paso del tiempo, las murallas también adquirieron otras funciones: demostración de fuerza e independencia política; control del tráfico mercantil y de la fiscalidad sobre las mercancías: para este control, todo debía pasar por una sola puerta de la muralla; papel ornamental: las murallas hacen que las ciudades sean más nobles y bellas, etc. Sin embargo, con la llegada de la pólvora desde China, gracias a Marco Polo, las murallas perdieron su funcionalidad original. Hoy, las parientes modernas de las murallas —las “vallas”, por ejemplo, en Ceuta y Melilla; y los “muros”, por ejemplo, el demolido “muro de Berlín” o el inacabado muro entre México y EE.UU.— han encontrado una nueva funcionalidad: impedir o dificultar las migraciones de seres humanos entre países o territorios.

He puesto el acento sobre la muralla que rodea la Ciudad-Estado del Vaticano porque me impresionó. Pero, sobre todo, por las declaraciones del Papa Francisco a Jordi Évole, el pasado 22 de marzo, para el programa “Salvados” (La Sexta). En una larga entrevista (casi una hora), el Papa Francisco habló de lo divino y de lo humano, pero hizo hincapié, sobre todo, en el drama humano de los refugiados y de los migrantes. Unos y otros —aguijoneados por el hambre, las persecuciones, las guerras, la injusticia, la pobreza, la desesperación, etc. y también por una gran ilusión y una esperanza o fe ciega en una vida mejor— se ponen en movimiento, sin medir las consecuencias de una migración instintiva, vital, desordenada e ilegal. Y, por eso, puede decirse que, en general, salen de Málaga para entrar en Malagón, donde a muchos les espera la muerte, el sufrimiento, la explotación laboral y sexual, etc.

En la parte central de la precitada entrevista al Papa Francisco, J. Évole le mostró un trozo de concertina de las vallas de Ceuta y Melilla, que separan estas dos ciudades de Marruecos, e hizo referencia explícita al muro que Trump quiere seguir construyendo y rematar entre México y EE.UU. Y también trajo a colación esos “muros naturales” de los desiertos, de los ríos, de los mares, de las montañas y de los países-muralla. Este es el caso de Turquía y Marruecos, encargados de impedir, como auténticos mercenarios y a cambio de jugosas contraprestaciones crematísticas, que los emigrantes lleguen a Europa.

Ante estos hechos, el Papa Francisco siente un gran dolor y echa la culpa al capitalismo y a esa madre envejecida y descastada que es Europa. Además, formula una “ley universal”, según él, válida en el orden social y personal: “El que levanta un muro termina siendo prisionero del muro que levantó”. Para evitar esta auto-prisión, propone la alternativa de “construir puentes”, que permitan que los hombres puedan circular libremente y comunicarse. La U.E., por su lado, está obsesionada también por los flujos migratorios y responsabiliza de ello a las mafias y a los países exportadores de inmigrantes.

La propuesta del Papa Francisco coincide con uno de los principios fundacionales y fundamentales de la Unión Europea, vehiculado por los mensajes icónicos de los billetes de curso legal de la zona euro: en todos los billetes, aparecen puentes, ventanas y puertas, que son medios que propician la circulación y el tránsito tanto de personas como de mercancías. Estos mensajes del Papa y de los billetes denotan solidarios y generosos sentimientos: no hay que construir muros ni vallas; hay que destruirlos, como sucedió con el de Berlín. Y en su lugar, hay que propiciar la construcción de puentes y la apertura de ventanas y puertas, que favorezcan las migraciones y la comunicación. Ahora bien, una cosa es predicar y otra dar trigo.

Por sus actos, que contradicen lo que verbalizan, tanto el Papa Francisco como la Unión Europea son incoherentes, ya que están instalados en la zona de confort tras sus fornidas murallas. El Papa sigue viviendo dentro de la pétrea muralla del Vaticano, cerrada a cal y canto para cualquier necesitado que llame a alguna de sus puertas. Y la Unión Europea sigue comprando los servicios de dos países mercenarios (Turquía y Marruecos) para que sean murallas infranqueables, que impidan que los flujos migratorios lleguen a la tierra prometida de la U.E. Por eso, se debe levantar acta de una total contradicción entre sus “verba” y sus “facta”, entre su “buenismo verbal” y la realidad factual.

Ante la reiteración del mensaje papal por parte de sus subordinados (“Dios no creó muros”, “Dios no pide papeles”, para residir y trabajar en un país, Obispo de Solsona dixit), algunos críticos les han recordado el consejo de Jesús de “dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” (Mateo, 22,21). En efecto, Dios no creó muros ni pide papeles, pero el César, sí.

Y ante las actitudes buenistas de ciertas ONGs o ciertos partidos políticos de eliminar vallas y murallas, y de construir puentes, los partidos tildados de populistas les responden: “De acuerdo, construyamos puentes, pero puentes levadizos”. Éstos permitirán llevar a cabo una gestión planificada, reglada y legal de los flujos migratorios. En efecto, como dice Nicolás Guillén en el poema “La muralla”, musicado y popularizado por Ana Belén y Víctor Manuel, no se puede abrir la muralla a cualquiera: “sí”, “a la rosa y al clavel”, “a la paloma y al laurel”, “al corazón del amigo”, …; “no”, “al sable del coronel”, “al alacrán y al ciempiés”, “al veneno y al puñal”, … Además, los puentes levadizos serán un antídoto contra la xenofobia, el “precariado”, la explotación y la esclavitud de los recién llegados, etc.

Por eso, al Papa Francisco y a los políticos buenistas habría que invitarlos a no echar balones fuera y a rumiar la canción de Ana Belén y estas sabias palabras de Jesús y actuar en consecuencia: “¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: Deja que te saque la paja de tu ojo, si hay una viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano” (Mateo 7, 3-5).

 (*) Doctor en Didactología de las Lenguas y de las Culturas. Profesor Titular de Lingüística y de Lingüística Aplicada. Departamento de Filología Francesa y Románica (UAB)

 

Origen: Alertadigital

El posible sucesor del Papa se opone a la inmigración 

Melissa Rothschild

El posible sucesor del Papa dice que la migración masiva es en realidad una invasión y llevará a la extinción de Europa si no se detiene Robert Sarah, un cardenal africano que se desempeña como jefe de la oficina de liturgia del Vaticano, a menudo es nombrado en los […]

Origen: Mises Report

En juicio por abuso sexual contra cardenal George Pell, tribunal australiano no logra ocultar “secreto peor guardado de la nación” 

 

Misa del cardenal George Pell por la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, 2011. Imagen cortesía de la cuenta de Flickr de la Iglesia católica de Inglaterra y Gales (CC BY-NC-SA 2.0).

El 11 de diciembre de 2018, un tribunal de Victoria declaró culpable de abuso sexual al cardenal australiano George Pell, tercer funcionario de mayor rango del Vaticano.

Pero los medios australianos no han estado informando sobre el juicio ni su desenlace. A pesarde la enorme importancia de Pell en la Iglesia católica, y como figura pública, su juicio se mantuvo en secreto, tras la ejecución del secreto que impuso un tribunal del estado de Victoria y que se aplica en toda Australia. Se impuso después de que el tribunal aceptase que, de conocerse la identidad del acusado en el primer juicio, podría crear prejuicios en otro proceso que se celebrará en marzo.

La fiscalía pidió que el caso se protegiese bajo reserva original en mayo de 2018 “para evitar un riesgo real y sustancial de prejuicios que dificulten la adecuada administración de la justicia”. No es inusual que se aplique la reserva para separar juicios si se cree que las noticias de uno pueden afectar a los que vengan después.

Los periodistas pueden enfrenta penas de cárcel por violar una orden de reserva, y las acciones legales pueden extenderse a nuevos medios.

A pesar de la orden, la noticia del veredicto salió a la luz. The Daily Beastfue el primero en informar de la noticia, seguido de la revista jesuita America Media. La Agencia Católica de Noticas, con sede en Estados Unidos, siguió la noticia, pero luego bloqueó el acceso a los lectores localizados en Australia. Los medios tradicionales tardaron más en aplicar la mediad a pesar de las burlas en redes sociales. Varias portadas nada sutiles hacían referencia al juicio, pero no revelaron realmente el veredicto.

En un artículo subtitulado “Por qué no puedes leer lo que quieres leer”, The Guardian explicó que las reservas suelen aplicarse para proteger testigos, garantizar un juicio justo, o intereses de seguridad nacional.

“Pueden abarcar mucho, restringir casi toda —a veces sin ‘casi’— la información acerca de un juicio, o abarcar poco y ocultar solo el nombre de una persona”, apunta el artículo. En este caso, la orden es relativamente amplia. Si bien la orden podría haberse limitado a proteger únicamente las identidades de los particulares afectados por el caso o el proceso judicial, se cubrió más terreno.

El magistrado jefe Kidd de la Corte Municipal ha expresado abiertamente su rabia por la cobertura de la prensa. El 14 de diciembre, la fiscalía pública solicitó a la Corte una nueva orden de reserva para toda la información referente al caso o sus documentos asociados. La prohibición se extendería a “cualquier página web u otro formato de retransmisión electrónica accesible dentro de Australia”.

Chris Graham del noticiario independiente en línea New Matilda escribió que la orden abarcaba tanto que “de ser aceptada, prohibiría informar incluso de la propia prohibición”.

Sigue…

Escrito por Kevin Rennie
Traducido por Andrea García

Origen: Global Voices en Español

Denuncian en Roma a 300 curas por abusar de menores

 

Casos de abusos a menores por parte de religiosos se han destapado muchos países, pero no en Italia

La asociación italiana Rete l’Abuso de víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos denunció en Roma que en Italia ha habido 300 casos de curas denunciados por abusar de menores en los últimos quince años. Así lo aseguró el presidente de esta asociación, Francesco Zanardi, en un encuentro con la prensa extranjera en Roma, donde señaló que, de estos 300 casos, solo entre 150 y 170 curas han sido condenados de forma definitiva en el país.

Sigue…

Origen: Denuncian en Roma a 300 curas por abusar de menores

La pederastia desata una ‘guerra sucia’ en el Vaticano del Papa Francisco 

 


El Papa Francisco hablando con los medios a su regreso de Irlanda Reuters

LOS ABUSOS EN LA IGLESIA

El silencio del pontífice argentino tras la acusación de encubrimiento da munición a sus enemigos, que reclaman medidas contundentes y novedosas.  “Nunca diga violación”: los mandamientos de la Iglesia de Pensilvania para ocultar los abusos.

Ismael Monzón Roma

Un incontenible torrente de abusos, impunidad y encubrimiento en el seno de la Iglesia persigue a Francisco. El cajón de la pederastia estaba sobre la mesa cuando Bergoglio se convirtió en Papa. Lo puso entre los asuntos de los que había que hablar, creó una comisión al respecto y abanderó el eslogan de la “tolerancia cero”. Pero ahora, ante la escasez de medidas concretas para abordarlo, ese fardo se ha convertido en una nueva caja de los truenos. La última acusación de proteger a religiosos pedófilos apunta al mismísimo Papa.

El pontífice argentino prefirió callar ante la denuncia. “Lean ustedes atentamente el comunicado y juzguen por sí mismos”, les dijo Francisco a los periodistas a su regreso del viaje a Irlanda. La carta en la que se dispara contra él despierta dudas por el tono y por su procedencia

El autor es Carlo Maria Viganò, exnuncio en Estados Unidos, jubilado sin premio por el propio Bergoglio, célebre urdidor de intrigas vaticanas y uno de los representantes del ala más conservadora de la Curia. Viganò, nacido en la ciudad italiana de Varese, conecta el sector más inmovilista del clero italiano con los ultraderechistas de la Iglesia de Estados Unidos, donde prestó sus servicios entre 2011 y 2016.

Sigue…

Origen: La pederastia desata una ‘guerra sucia’ en el Vaticano del Papa Francisco – EL ESPAÑOL

El Vaticano supo de los abusos sexuales en Pensilvania desde al menos 1963

 

El Papa con el cardenal Wuerl, acusado de encubrir los hechos, en Washington en 2015. En vídeo: Vidas marcadas por el abuso sexual en el seno de la Iglesia. DAVID GOLDMAN (AP) | ATLAS
Washington / Madrid

La investigación de Pensilvania, que relata los abusos sexuales a más de 1.000 menores por más de 300 religiosos durante siete décadas, revela que desde al menos 1963 el Vaticano conocía algunos de esos casos y que se mostró tolerante, aunque es imposible saber si estaba al tanto de todos los detalles. Tras dos días de silencio, la Santa Sede mostró el jueves “su vergüenza” por los abusos “criminales” en Estados Unidos y señaló que “deberían asumirse responsabilidades”.

La palabra Vaticano aparece 45 veces en el escalofriante informe del gran jurado de Pensilvania, que destapa una maquinaria de silencio y encubrimiento ante los excesos de los curas. La Congregación para la Doctrina de la Fe, el órgano encargado de salvaguardar la correcta doctrina de la Iglesia católica, es mencionada 14 veces, y la Santa Sede, 11. Según se desprende del documento de 1.356 páginas, Roma fue informada en repetidas ocasiones tanto de las agresiones sexuales como del hecho de que la Iglesia estadounidense estaba encubriendo a curas pederastas.

Al desvelar el martes los hallazgos de la investigación, el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, advirtió de que los patrones de encubrimiento “se alargan en algunos casos hasta el Vaticano”. La primera vez que aparece mencionado el Vaticano en el informe es en 1963 y la última en 2015, cuando el papa Francisco ya estaba al frente de la máxima institución del catolicismo y se habían prometido reformas contra los abusos. En el caso de 2015, el Vaticano dio luz verde a una petición de apartar a un cura acusado de un delito de pornografía infantil. Un año antes, sin embargo, no puso en apariencia reparos a la decisión de la diócesis de Allentown de no apartar del sacerdocio a un religioso que, en los años ochenta, había tocado los genitales de un chico de 13 años.

El primer caso que conoció el Vaticano hace más de medio siglo concierne al cura Raymond Lukac, de la diócesis de Greensburg. En 1963, Lukac acumulaba al menos tres quejas conocidas de abusos sexuales y varias sobre trato inapropiado a menores en poblaciones distintas pese a haber prometido mejorar su conducta. Había tenido una relación con un organista de 18 años, se había casado siendo cura y había tenido un hijo con una chica que conoció cuando ella tenía 17, además de abusar de otra niña de 11 años.

Con estos antecedentes, el obispo de Greensburg, William Connare, se comunicó con el Vaticano en octubre de 1963. Lukac trabajaba entonces en un centro religioso a las afueras de Chicago y, por su mala conducta previa, no podía escuchar confesiones. Él le pidió a Connare que le fueran restauradas todas sus funciones y así lo solicitó este en persona a la Santa Sede, que dio su aprobación. “Mientras estaba en Roma, revisé los detalles de su caso con el Santo Oficio y obtuve esas facultades para el padre Lukac”, explicó Connare en una carta después, en la que matizó que era un permiso para al menos un año.

En su informe, el gran jurado de Pensilvania concluye que “los obispos que colaboraron para mantener a Lukac activo en el sacerdocio lo hicieron sabiendo que él suponía un riesgo para la población y fueron, por tanto, cómplices con el abuso que cometió”.

Hay otros ejemplos. El actual arzobispo de Washington, Donald Wuerl, escribió una carta al Vaticano en 1989 en la cual informaba de que curas de la que era entonces su diócesis, la de Pittsburgh, habían sido acusados de agredir sexualmente a menores. Conocido en la curia por su aparente tolerancia cero hacia los abusos y criticado fuera de ella por haber encubierto a curas pederastas, Wuerl definió la pedofilia como algo “incurable” y manifestó que los feligreses tenían derecho a más información.

Readmisiones

Pese a esta declaración al Vaticano “sobre la naturaleza seria y criminal del problema”, en la práctica Wuerl permitió que un cura pedófilo, Ernest Paone, quien había sido anteriormente obligado a cogerse una excedencia y alejarse de sus víctimas, fuera trasladado en varias ocasiones a otras diócesis. Wuerl acabó aceptando en 2003 la renuncia de Paone pero le permitió que cobrara su pensión.

En cambio, en 1988 Wuerl apartó a otro religioso después de que una víctima presentara una denuncia por abuso. Sin embargo, cinco años después, el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, máxima instancia vaticana, ordenó que fuera readmitido aunque luego se desdijo. En la víspera de las revelaciones del informe de Pensilvania, el actual arzobispo de Washington señaló que el documento sería crítico con algunas de sus acciones pero defendió que “actuó con diligencia, preocupación por los supervivientes y para prevenir futuros abusos”.

Las técnicas usadas por los obispos de Pensilvania para acallar las voces críticas y las denuncias de afectados y familiares incluían el alejamiento de los curas pedófilos, su “secularización”, excedencias y tratamientos en centros de salud mental, entre otras cosas. Según el gran jurado, el Vaticano estuvo en contacto con varios obispos de Pensilvania y recibió información sobre los casos de abusos, pero el informe no siempre detalla qué repercusiones tuvieron estas comunicaciones. En 1988, por ejemplo, una mujer envió una carta a la diócesis de Pittsburgh y al Vaticano para pedir ayuda ante el abusador de su hijo, y nunca recibió respuesta.

UNA “CATÁSTROFE MORAL”

El presidente de la conferencia episcopal estadounidense, Daniel DiNardo, aseguró el jueves que la Iglesia sufre una “catástrofe moral” tras las revelaciones de abusos en la diócesis de Pensilvania y la decisión del Vaticano, a finales de julio, de apartar a Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington, acusado de cometer agresiones contra menores décadas atrás sin que eso le impidiera escalar en las instituciones católicas.

En un duro comunicado, DiNardo, en el cargo desde 2016, aseguró que una de las “raíces” del problema es el “fracaso en el liderazgo episcopal” y pidió que sea mucho más fácil denunciar abusos y que las respuestas sean más rápidas y transparentes. Solo el Papa tiene la potestad de disciplinar o expulsar a obispos.

“El mecanismo para abordar una queja contra un obispo debe estar libre de injerencias”, reclamó. “No me hago ilusiones sobre el alcance del daño que estos pecados y fracasos han causado en la confianza en los obispos”.

Hipocresia al palo !

Los escándalos de López Trujillo, el cardenal más poderoso de Colombia en el Vaticano 

 

Su nombre fue asociado al de Pablo Escobar, fue decisivo para elegir Papas e impulsó la carrera de George Pell, mano derecha de Francisco y hoy acusado de violación

Leer nota completa

Origen: Los escándalos de López Trujillo, el cardenal más poderoso de Colombia en el Vaticano – Las2orillas

La carta enviada al papa Francisco por una víctima de abusos en la que denunciaba el supuesto encubrimiento del obispo Juan Barros en el caso Karadima

 

El viaje del Papa a Chile fue, sobre todo, un motivo para reavivar el debate sobre los abusos sexuales de sacerdotes.

“Santo Padre, me animé a escribirle esta carta porque estoy cansado de pelear, llorar y sufrir”.

Esas son algunas de las palabras que escribió Juan Carlos Cruz al papa Francisco el 3 de marzo de 2015.

En la carta, a la que tuvo acceso la BBC, Cruz detalla los abusos sexuales que sufrieron él y otros menores por parte de Fernando Karadima, un sacerdote de Santiago de Chile hallado culpable por la justicia chilena y eclesiástica por estos hechos.

La agencia de noticias AP reportó este lunes que la carta fue recibida en abril de 2015 por el asesor del Papa en la lucha contra los abusos, el cardenal Sean O’Malley, quien días después supuestamente aseguró a las víctimas y sus representantes que el Papa la había leído.

Cruz también hace referencia en el texto al presunto encubrimiento del caso durante años por parte de la Iglesia chilena y por el hoy obispo Juan Barros, quien fue defendido por Francisco durante su visita a Chile hace dos semanas.

Juan BarrosREUTERS
Barros es obispo de Osorno, en el sur de Santiago, y enfrenta con frecuencia las protestas de sus críticos

“El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar”, dijo el Pontífice . “No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia”, añadió.

Francisco luego se disculpó por las declaraciones, ya que según él pudieron haber herido los sentimientos de las víctimas. Pero insistió en que “no hay evidencia de culpabilidad (de Barros)“.

La BBC contactó al Vaticano en busca de un comentario sobre la carta, pero las autoridades eclesiásticas no quisieron hacer declaraciones.

Fernando KaradimaAFP
Karadima estuvo en corte, pero su caso proscribió y solo recibió sentencia de la Iglesia, que lo condenó a una vida de “penitencia y oración”. Hoy, a sus 87 años, reside en un ancianato de Santiago.

Lo que dice la carta

Y es que, más que los escalofriantes detalles de los abusos que se leen en la carta, lo que deja mal parado a Francisco es que en ella se denuncia el supuesto encubrimiento de los delitos durante años.

Porque el Papa, quien dice promover una política de “cero tolerancia” ante los abusos, no niega los abusos de Karadima, pero sí el rol que Barros pudo haber jugado al encubrirlos.

Cruz alega que Barros, en ese momento un joven pupilo de Karadima, no solo encubrió los abusos a medida que ascendió en su carrera eclesiástica en los años 90, sino que fue testigo de ellos en la parroquia de un barrio acomodado de Santiago, donde ambos crecieron bajo la tutoría del sacerdote.

“Más difícil y fuerte era cuando estábamos en la habitación de Karadima y Juan Barros, si no se estaba besando con Karadima, veía cuando a algunos de nosotros, los menores, éramos tocados por él y nos hacía darle besos diciéndome: ‘Pon tu boca cerca de la mía y saca tu lengua’. Él sacaba la suya y nos besaba con su lengua”.

“Juan Barros era testigo de todo esto y lo fue incontables veces, no solo conmigo sino con otros también”, aseguró Cruz.

Y denunció: “Juan Barros ha encubierto todo lo que le cuento”.

Barros, quien fue nombrado Obispo de Osorno en 2015 por el Papa, ha negado haber encubierto o presenciado los abusos.

Y, cuando pidió disculpas, el Papa dijo: “El caso del obispo Barros lo hice estudiar, investigar, lo hice trabajar mucho. No hay evidencias de culpabilidad y al parecer no se van a encontrar”.

Marie Collins entrega carta a Sean O’MalleyMARIE COLLINS
La BBC obtuvo la foto en la que un cercano asesor al Papa recibe la carta de Juan Cruz.

¿La leyó o no?

La pregunta es si el Papa realmente leyó la carta de Cruz.

El lunes, la agencia AP publicó una foto en la que Marie Collins, una activista irlandesa que lucha contra los abusos sexuales, le entrega la carta a O’Malley, el asesor de Francisco en este tema.

“Cuando le dimos (a O’Malley) la carta para el Papa, nos aseguró que se la daría al Papa y hablaría de las preocupaciones”, dijo Collins a AP.

“Y en una fecha posterior, nos aseguró que eso se había hecho”.

Lo mismo afirmó Cruz a la agencia de noticias estadounidense: “El cardenal O’Malley me llamó tras la visita del Papa aquí a Filadelfia y me dijo, entre otras cosas, que había dado la carta al papa, en mano”.

Cruz decidió dar a conocer la carta después de haber escuchado las recientes declaraciones de Francisco, en las que asegura que “si viene una persona y me da la evidencia (del encubrimiento) yo seré el primero en escucharle”.

“Me molestó”, dijo Cruz a AP. “Y al mismo tiempo no podía creer que alguien tan elevado como el mismo Papa pudiera mentir sobre esto”.

Hace unos días el Vaticano anunció que va a enviar a Chile a Charles Scicluna, el arzobispo de Malta, considerado el “mayor experto en crímenes sexuales en el interior de la Iglesia Católica”, para “escuchar” a quienes cuestionan a Barros.

Origen: La carta enviada al papa Francisco por una víctima de abusos en la que denunciaba el supuesto encubrimiento del obispo Juan Barros en el caso Karadima

Tetazo en el Vaticano: irrumpió en el presebre al grito de “¡Dios es mujer!” 

La joven quiso robar al niño Jesús. Milita en un movimiento feminista ucraniano denominado “femen”, que crece en Europa. Acusan a la Iglesia católica de ser retrógrada en materia de derechos de la mujer. Fotos y video de la persecución policial.

Una feminista ucraniana irrumpió con un tetazo en el pesebre gigante del Vaticano en la plaza de San Pedro, y se apoderó de la estatuilla del niño Jesús gritando en inglés “¡Dios es mujer!”. En la galería de imágenes que acompaña esta nota se puede ver el momento en el que los efectivos de las fuerzas de seguridad la persiguen para evitar su irrupción.

La militante de 25 años realizó la acción a las 10 de la mañana (hora local), o sea dos horas antes de la bendición “Urbi et orbi” del papa Francisco pronunciada desde el balcón de la basílica de San Pedro ante 50.000 personas. La policía italiana estaba encargada de vigilar los lugares que fueron puestos bajo estatuto de alta seguridad.

La policía italiana persigue a la militante “femen” en plena irrupción.

La ucraniana fue detenida por “resistencia y por propinar heridas a un representante del orden público, ofensas a confesiones religiosas, tentativa de robo y actos obscenos en lugar público”. La joven lanzó súbitamente su bolsa al suelo y levantó su abrigo, dejando ver su pecho, antes de escalar la barrera que protege al pesebre y lanzarse hacia la estatuilla de Jesús, indicó la policía. En las fotos se ve a un policía con un kepis y una larga capa persiguiendo a la ucraniana .

La mujer tuvo tiempo de mostrar su pecho, donde está escrito el hashtag #METOO seguido de la inscripción “Assaulted by Church” (“agredida por la Iglesia”). Una compatriota ucraniana de 22 años, que no opuso resistencia, deberá responder por complicidad en la realización de ofensas a confesiones religiosas y tentativa de robo. Las autoridades decomisaron también teléfonos y computadoras.

La policía italiana persigue a la militante “femen” en plena irrupción.

Un incidente similar se llevó a cabo en el mismo lugar el 25 de diciembre de 2014, a iniciativa de una ucraniana que escribió en su pecho con tinta negra “God is woman”.

El movimiento femenino “femen”, surgido en Ucrania y que ha realizado acciones con senos descubiertos contra el ex régimen pro-Kremlin de Ucrania, el presidente ruso Vladimir Putin y la iglesia ortodoxa, se potenció en Europa donde ataca a la iglesia católica, a la que acusa de ser retrógrada en materia de derechos de la mujer.

La policía italiana persigue a la militante “femen” en plena irrupción.

Origen: Tetazo en el Vaticano: irrumpió en el presebre al grito de “¡Dios es mujer!” – TN.com.ar