Archivo de la etiqueta: opinion

El “lenguaje inclusivo” no solucionará problemas reales

Por Dr. Vicente Antonio Costa

En estos días, en un alarde de vanguardia educativa, el gobernador de la provincia de Buenos Aires propuso enseñar lenguaje inclusivo en las escuelas. Cuántas declinaciones tiene, cómo se conjugan sus verbos y los giros idiomáticos permanecen bajo un halo de misterio.

No he escuchado desde hace años a ningún político o estructura partidaria, una propuesta para mejorar la calidad educativa, y cuando lo han hecho, no fue por auténtico convencimiento sino por demagogia (la entrega de computadoras a los alumnos constituye un ejemplo); el único convencido fue el presidente Domingo Faustino Sarmiento.

Para poder implementar cambios, tenemos que tener diagnósticos precisos. En medicina el éxito de un tratamiento, radica en un buen diagnóstico; la tecnología no ha cambiado ese enfoque, sino que viene a subrayarlo.

Guillermo Jaime Etcheverry, en su libro La tragedia educativa de 1999 (hace 20 años) afirmó que la educación en el país está “en estado crítico” y dio las razones para su evaluación: mala distribución de los recursos estatales; desinterés de la sociedad en la calidad educativa, y el no reconocimiento del docente reflejado en el bajo nivel de su remuneración.

LAS CAUSAS

Algunas reflexiones ayudarán a entender el problema en su real contexto.

Chicos que manejan 200 palabras, no leen, no llegan a comprender un texto, utilizan muletillas (una de ellas empieza con B), emiten sonidos guturales, lenguaje soez, no pueden prestar atención por 20 milisegundos, y que reprueban las encuestas PISA.

En primer lugar, el calendario escolar está en la mira desde hace años, las primarias estatales están entre las que menos días y horas tienen.

Si se cumplieran los 180 días de clase establecidos por ley desde 2003, los chicos tendrían 774 horas de clase por año; fíjense la cantidad de paros del año 2019 y las horas de clase y se darán una cabal idea de lo que estamos hablando.

La discusión siempre empieza ¿cuándo comenzaran las clases este año?, desde hace décadas.
Con menos días y menos horas de clase, se incumple el programa estipulado, por la cantidad de paros.
Los niños de hoy crecen en una nueva realidad, donde están en sintonía con máquinas en lugar de personas, algo preocupante y desconocido hasta ahora en la historia de la humanidad.

Si se mantienen intactos los programas educativos de hace 30 años, con contenidos curriculares obsoletos, es imposible lograr que los jóvenes de hoy puedan sentir algo de entusiasmo en el aprendizaje de las materias.

NADIE LEE

La Argentina tiene un gran porcentaje de deserción y ausentismo escolar.

Los niños, los adultos, los padres, no leen.

Un plan de lecturas es un poderoso acicate para entender la realidad a cualquier edad. Siempre me acuerdo de un profesor que repetía: “Para novedades, los clásicos”.

Siempre me llamó la atención, y constituyó para mí, un posible material de tesis universitaria, que las tres trilogías distópicas: Un mundo feliz (A. Husley), 1984 (G. Orwell) y Fahrenheit 451 (R. Bradbury), tienen dos denominadores comunes, “sociedades autoritarias y la ausencia deliberada de libros”.

¿Cuántos libros se leen en un año? ¿Cuáles? ¿Hay comprensión de aquello que se lee? ¿Cómo se lee?, estas preguntas permiten tener una verdadera dimensión del problema.

Del último estudio con datos disponibles, surge que el 54% de nuestros jóvenes prácticamente carece de la capacidad de comprender lo que leen. El porcentaje equivalente en Finlandia es del 11% y en Corea del Sur del 8%.

He hecho la prueba de lectura de texto a jóvenes, y me di cuenta que la manera en que lo hacen, amputan comas, puntos, pausas prolongadas, acentuación nula, muy similar al sketch de Les Luthiers hecho por el inolvidable Daniel Rabinovich, en su cómica lectura: “Chocó con la bici, perdón con las vicisitudes”.

Si no se lee, no hay vocabulario, no hay sintaxis, no hay ortografía. Se lee poco, y lo poco que se lee no se comprende.

A LO MAS BASICO

Como docente veo que cada vez más tenemos que ir a lo más básico, higiene, modales, vestimenta, respeto, dicción, escritura, atención, pensamiento crítico.
Tenemos graves problemas como sociedad, la violencia, el alcohol, el poco apego a las leyes (anomia), la intolerancia (verdadero flagelo argentino), la falta de dialogo, la corrupción, el bulling, ausencia de meritocracia, impunidad.

La presencia de una materia como educación cívica, que se articule en los distintos niveles de enseñanza, ayudaría a dar respuesta a estos problemas.

Creo sinceramente que el primer lugar donde se debe enseñar la inclusión, es la familia, y comienza por los padres.

Es fundamental delinear una nueva misión para la educación, como una real política de estado, generando un consenso en donde participen: docentes, padres, sindicatos, empresas, partidos políticos, OnG; con nuevas áreas de desarrollo tales como: energía nuclear, cibernética, inteligencia artificial, robótica, ciencia espacial, satélites, nanotecnología, biotecnología.

Esto no para la próxima elección, sino para los próximos 50 años, y con el compromiso político y público de mantenerlo en el tiempo.

Por todo lo expuesto; me parece que la enseñanza del lenguaje inclusivo, es una medida espasmódica y desarticulada, que no viene a solucionar un verdadero problema.

Vaya uno a saber Mendieta.

* Médico Clínico. Docente Adscripto de la UBA.

Origen: LaPrensa

¿Vivimos McDonalizados?

Nos pasamos la vida persiguiendo el control. Gestionamos nuestro día a día esperando siempre los resultados previsibles. Si nos alejamos un poco de lo cotidiano veremos que otro mundo es posible.

El hombre moderno, que ya no tiene tiempo para detenerse en las cosas inútiles, está condenado a convertirse en un máquina sin alma. Nos sentimos cada vez más libres de tradiciones pero también más asfixiados por la burocracia y las cosas prácticas.

Pienso en esta realidad mientras atravieso una urbanización para ir a comer a un McDonald’s. Es un lugar bonito, con jardines cuidados y aroma a teleserie familiar norteamericana.

Cuando llega mi turno, una amable empleada me entrega el menú-mediano-de-cuarto-de-libra-sin-gluten-ensalada-agua-nada-más-gracias. Sonrío y recuerdo la curiosidad que suele causar en mis clases la idea de la “McDonalización” de la sociedad.

Sigue…

Origen: theconversation.com

Pegar un plátano, por Cristina Dreifuss

“El sábado 7 de diciembre, alrededor de la 1:45 p.m., una persona se comió un plátano. No tiene nada de extraordinario, mucha gente lo hace, pero en este caso, se trataba de parte de una obra de arte, valorada en US$120.000”. (Ilustración: Víctor Aguilar)

“Quien pague los US$120.000 lo hará por un papel que representa haber estado ahí, en el momento en el que dichos objetos estuvieron expuestos”.

Sigue…

Origen: comercio.pe

La violencia sí tiene género 

Por

Cuca Casado

Seguramente quienes me lean habitualmente piensen que me voy a repetir con este tema, pero está visto que es necesario traer al presente ideas vertidas en el pasado. Pues las cuestiones relacionadas con la mal denominada violencia de género van empeorando año tras año y no porque crezcan los asesinatos de mujeres en el seno […]

Origen:  Disidentia

Síndrome de Peter Pan en el auge de las protestas

Conseguimos al eterno adolescente en personas que parecen estar en constante forcejeo con el tiempo y con su propia edad. (Foto: Flickr)

Por Asier Morales

Como todos los elementos arquetípicos que hacen vida en la psique, el púber no está llamado a ser negativo. Pero si se infla, se hace dictatorial

La infancia ha probado ser de las áreas más importantes para la psicología moderna. En primer lugar porque nos preocupamos por el bienestar de nuestros hijos, deseamos entenderlos, ayudarlos y colaborar en su desarrollo tanto como sea posible, algo natural, (aunque tal vez lo hayamos exagerado en los últimos tiempos). Por otro lado, la etapa infantil cobró especial relevancia desde principios del siglo pasado, dado el surgimiento de teorías que ubican la fuente de nuestras complicaciones en las vivencias de los primeros años de vida.

Sigue…

Origen: Panampost

Drogas: el hijo olvidado

 

“¡Es doloroso decirlo, pero el consumo escolar en baños, recreos, en la placita es grande! También traen lo que sacan de la plantita de marihuana de la casa” (alumna compungida de una escuela nocturna).

Me emocionó el relato de esta abuela-alumna sobre la situación en su escuela. Ella ve en ellos a sus nietos. Compañeros entre 17 y 24 años forman parte de este grupo. Los profesores la apoyan. Se sienten impotentes ante esta realidad. Muchos le confiesan que fuman de 8 a 10 cigarrillos diarios de marihuana por día (dosis eminentemente tóxica). El uso de cocaína también es habitual. La única contención que tienen es la escuela, me dicen los maestros. Afuera la intemperie (padres borrados o también ellos consumidores).

¿Es solo la escuela una espectadora de esta debacle? ¿Pueden estudiar así por las capacidades de aprendizaje bloqueadas por los estupefacientes? ¿Es un escenario más para la distribución o sea un “kiosco” más de los tantos?

Sentí angustia ante tanta verdad escuchada; pero sólo desde lo emocional aprendemos que el conocimiento para que sea efectivo necesita primero pasar por el “corazón”, o sea por las vivencias. Pensé también que me debía a mí mismo trabajar mucho más en la prevención desde la adolescencia.
Trato jóvenes que comenzaron a consumir a los 12 o 13 años. Falló la prevención porque esta es ver con anticipación, prever. Necesitamos empezar incluso antes en la infancia. Los maestros me lo recordaron; los problemas empiezan a observarse en la en el jardín: maltrato, violencia, golpes. Escenas de devastamiento y abandono familiar. Hiperkinesia. Trastornos de conducta. Depresiones infantiles. Luego de estas historias de desencuentros aparece el contacto con sustancias.

Muchas veces los estupefacientes surgen como una automedicación para sostenerse en un mundo de “nadies” y de soledad. Es también una forma de huir ante el vacío adolescente sin sostenes humanos. Después vienen las historias conocidas de agravamiento de patologías psiquiátricas o en algunos casos pertenencia bandas o grupos vandálicos y, entonces, la entrada en circuitos institucionales (clínicas, comisarías, etcétera).

NUEVOS CIRCUITOS CULTURALES DE PROMOCION

Circuito porno: Desde tempranas edades los niños y adolescentes se encuentran estimulados por el marketing de la pornografía que se halla ligada al consumo de estupefacientes. Horas y horas frente al computador en los centenares de páginas pornográficas son un incentivo enorme en épocas de extrema vulnerabilidad de la personalidad.

En Europa hay estudios de comienzos a los 8 años de edad generalizándose a los 14. Esto está ligado a las ofertas de prostitución en los mismos ámbitos. Esto también está vinculado a las agresiones sexuales con el consiguiente aumento de la violencia sexual y las violaciones en grupo. Se aumentan los “patrones machistas” y a la mujer como objeto generándose los comportamientos en “manada”. Además ,la pornografía estimula ciertas zonas del cerebro y libera neurotransmisores generando efectos similares a los de una droga y actuando sobre los mismos centros químicos.

La desvinculación y la caída del vínculo familiar que es la primera escuela y matriz educacional para un desarrollo sano empiezan a lucir por su ausencia. La mega-barbarie organizada que relata Edgar Morin ligada a la “errancia de los amores, la droga masificada y el individualismo” deja a miles en la “banquina”. Los hijos “sueltos” y sin tutela son el gran problema moral y económico (Zygmunt Bauman) de hoy así como los viejos arrumbados en geriátricos sin visitas ni cuidados afectivos familiares. Pero nadie habla en los “mentideros” políticos y culturales de la familia como eje de la socialización sana y de la libertad.

El individualismo hedonista triunfó y el hijo no pertenece a los valores a prestigiar y cuidar cuando la cultura judeo-cristiana base del occidente se justificó sobre la promesa del hijo. El hijo como transcendencia para los adultos que en el plano religioso era el hijo como Mesías o como futuro Mesías. Todo esto parece olvidado de aquel valor central que los hijos que formarían parte de esa promesa como base de la cultura. “Mi hijo el doctor”, de Florencio Sánchez en la literatura rioplatense muestra ese vigor valorativo.

Dejamos en la escuela la educación cuando la realidad es que esta solo debe ser un complemento y con función solo de instrucción. Luego será el psicólogo o el psiquiatra quien tendrá que cumplir ese papel sustituto y así seguirá esa marginación creciente.

La sociedad de la anomia va surgiendo claramente. ¿Sin “nomos” (ley-norma) se puede vivir? Solo se apela en nuestra sociedad a la ley penal y cuando esto sucede estamos realmente perdidos. La ley se “mama” y circula en la mesa familiar, en las escuelas con normas y límites, en las tertulias faltantes, en sociedades del encuentro y de la palabra. En tiempos de probables cambios en el marco jurídico en la cuestión de drogas la cuestión fundamental parecería pasar por otro lado. Generar un sistema inmunológico social preventivo se hace necesario.

Origen: LaPrensa 

Vestir a Letizia 

Juan Diego Madueño 

Hablando siempre de Letizia, la ropa adquiere significados extraños. A nadie le importa si inaugura con el ministro de cultura nuevas salas de la Biblioteca Nacional, si preside cualquier acto por la igualdad entre hombres y mujeres o premia a los pobres niños de los que se ocupa Unicef, siempre es más interesante descubrir los mensajes ocultos detrás de las combinaciones, su estado de ánimo, si elige ella o no los outfits. Tiene gracia arruinar el empoderamiento dentro de una institución históricamente machista sólo por discernir si acude a su puesto lo suficientemente guapa.

Sigue…

EL ESPAÑOL

Frialdad

“Las turbas no tienen opiniones. Tienen impulsos.”

Leíamos hace poco tiempo en diarios argentinos, una noticia que provenía de la ciudad de Oakland, estado de California, Estados Unidos. Ocupaba varias columnas y tenía un título aterrador. Decía: “Una joven de diecinueve años ayudada por varias personas, acuchilló a otra de veinte años”.
La acotación, “ayudada por varias personas”, me sobrecogió.

Detenida la homicida por la policía, declaró: “Diana Walls -así se llamaba la víctima- se sentaba todas las tardes en la pequeña escalera de acceso de mi casa, que es de planta baja, a fumar crack durante horas”. Aclaremos que el crack es un derivado de la cocaína, pero mucho más poderoso, aumentando el poder de daño de esta droga y llevando inexorablemente a la muerte.
Como supuesto atenuante, Stacey -ese era el nombre de la asesina- agregaba: “Hace dos o tres semanas le avisé que la mataría si no buscaba otro lugar para fumar su droga. Pero ella no me hizo caso”.

Hasta aquí, esto es solamente un hecho policial sangriento. Con matices especiales. Como también lo es la circunstancia de que fuera protagonizado por jovencitas y munida la criminal -repetimos, una mujer- de un cuchillo.

Un suceso policial al fin. Pero hay otros datos que sobrecogen, y que los diarios mencionaban.
Cuando la asesina salió de su casa portando el arma, la joven drogadicta comenzó a correr aterrorizada, tratando de escapar. Y aquí llega lo doblemente inexplicable. Dos muchachos, adolescentes, venían caminando hacia las jóvenes. Al cruzarse con la que huía, le hicieron una zancadilla. Al caer, fue alcanzada rápidamente por la perseguidora, recibiendo de inmediato una profunda herida en la espalda.
Se formó enseguida -se leía en los diarios- un círculo de diez o quince personas alrededor de la escena. Algunos incluso sonreían. Es que las turbas no tienen opiniones. Tienen impulsos.

La asesina, fuera de sí, seguía hiriendo a la indefensa víctima, ya moribunda. Nadie intervino en defensa de ésta. ¡Habría que sentir pena por los que no pueden sentir pena!
Y algo más terrible aún. Alguien, que quizá conocería a la infeliz víctima gritó: “¡Matála!, se lo merece”. Otros se adhirieron incluso con aplausos.

Y la frialdad ante el sufrimiento ajeno es también una crueldad. Disimulada, claro está.
Por fin llegó un patrullero con dos policías; también una ambulancia, que retiró a la joven ya sin vida. El oficial de policía declaró en ese momento a un periodista: “En mis veinte años de profesión jamás presencié un caso de tamaña insensibilidad masiva. Pero quiero seguir confiando en el hombre. Pese a estos seres humanos…”.

La acción de la asesina, de quitar la vida de otro ser por una molestia recibida o por una falta de respeto, no es defendible, obviamente. Porque matar por odio es tan indigno como matar por precio. Pero nos parece muchísimo más grave la reacción o la “no reacción” de la gente.

Es evidente que algunos necesitan de la violencia para sentirse en paz. Pero consideramos que el mal, y la historia lo demuestra fehacientemente, sólo puede vencer provisoriamente. Y es derrotado siempre por el bien. Que posee armas invencibles: la justicia, la razón y hasta el clamor. Porque hubo clamores que destruyeron muros…

No dudamos que finalmente se ha de imponer en la humanidad, la comprensión, la tolerancia, el respeto al semejante. Y consideramos un imperativo moral luchar con todas nuestras fuerzas por una sociedad mejor.

Abriguemos la certeza de que la humanidad terminará logrando sus metas espirituales. Porque los principios sanos resisten todas las enfermedades.
Breguemos entonces por un mundo sin rencores, sin odios, sin violencias. Aunque nos tilden de utópicos o quiméricos. Pero sigamos soñando. Recordemos que todo soñador tiene asegurada una porción de felicidad.

Por otra parte: “Quien apunta al cielo siempre da en el blanco”.

Origen: LaPrensa

Venezolanos en Argentina: ¿por qué vienen al país y en qué rubros trabajan?

Venezolanos en Argentina: ¿por qué vienen al país y en qué rubros trabajan?

Un estudio del Grupo Adecco indagó sobre la situación laboral de los venezolanos que llegan al país, su formación y otros datos relevantes

El Grupo Adecco Argentina realizó un estudio sobre la integración pendiente de los migrantes en Argentina, enfocada específicamente en la situación que viven los venezolanos al llegar al país.

¿Cómo es su situación laboral, por qué llegan al país, qué ciudades eligen para vivir, en qué rubros consiguen trabajo? Son algunas de las preguntas que responde la investigación-

Una reciente estimación, publicada en noviembre de 2018, situaba el número en tres millones de migrantes; lo que convierte a los venezolanos, en la tercera nacionalidad en el mundo en cuanto a solicitudes de acogida y asilo, luego de Siria y Afganistán.

Entre 2009 y 2018 se radicaron en Argentina 130.820 venezolanos. Pero de ese total, el 53,91% llegó en 2018. Así, 70.531 venezolanos se radicaron en Argentina en 2018 frente a 47.391 provenientes de Paraguay, y 37.203 originarios de Bolivia, según datos de la Dirección Nacional de Migraciones Argentina.

Argentina es el quinto país de acogida de la masa migratoria venezolana, señala Adecco.

Los motivos para migrar

Entre los venezolanos que llegaron en busca de mejores oportunidades se puede señalar que:

Un 45,59% explicó que migró en busca de trabajo.

  • Un 15,34% eligió Argentina mencionando en primer término la “facilidad migratoria”.

Otras frases que explican la migración:

“Por su buena actitud hacia los inmigrantes”

“Porque es un país donde los emigrantes podemos residenciarnos de forma fácil y donde existe una buena receptividad de extranjeros”

“Ofrecen ventajas a los migrantes venezolanos, no hay xenofobia marcada como en otros países, la educación gratuita es de calidad”

“Por su receptividad. Lo expedito que es el tema legal de residencia. Por su gente”

  • Otro 14,29% esgrimió exclusivamente la situación de su país de origen. Y un 9,87% prioriza la educación pública y venir a laArgentina para estudiar. Un 3% se encuadra en la categoría “otros” y engloba otras causas aleatorias:

“Porque es un lindo país, y es la tercera economía de Latinoamérica”

“Porque era un país cercano”

“Espíritu de aventura”

“Curiosidad”

“Clima”

Ocupación

Según el relevamiento, sólo el 3,91% de los encuestados migró al país con el secundario incompleto. Se trata de un porcentaje alto, en especial teniendo en cuenta que, en la Argentina, de acuerdo con el Censo Nacional de 2010, sólo el 14% de la población mayor de 25 años tenía un título universitario o terciario.

Del universo encuestado, 63,17% dice no haber conseguido trabajo estable y estar en búsqueda activa. El 32,34% refiere estar trabajando de manera estable, aunque sigue buscando “conseguí un empleo pero no es lo que esperaba” y finalmente un 4,49% refiere estar trabajando de su profesión.

Sobre 539 casos encuestados, se verificaron 112 Ingenieros (20,78%), 106 Licenciados (19,67%) y 26 Técnicos (4,82%). Es decir, el 45,26% de los migrantes tienen un título de grado, tecnicatura o estudios superiores. De ese porcentaje, sólo el 12,24% de ellos trabaja o ejerce gracias a su título (66 personas).

Esta relación no difiere respecto de la misma consulta sobre ciudadanos argentinos, entre 1397 casos consultados, 20,54%, 287 personas, trabajan ejerciendo su profesión y el otro 79,46% o 1.110 personas, se dedican a otras tareas.

Independientemente de su formación académica o experiencia, 39,02% de los consultados migrantes refirieron desempeñarse en tareas de comercio, retail y servicios (repositor/a, cajero/a, vendedor/a, encargado, mozo/a); 13,28% manifestó “ser independiente” (consultor, cuidado de personas, trabajo en casas particulares, chofer y cadetería).

El 12,14% indicó desempeñarse en algún trabajo vinculado con la industria (ingeniería, control de producción, construcción, jefe de depósito) y 35,55% confirmó estar desempleado.

El tiempo de búsqueda de un empleo en Argentina

A casi el 35% de los venezolanos que llegan al país le toma entre 1 y 3 meses conseguir empleo. Entre 3 y 6 meses a casi el 30%, y entre 6 meses y 1 año a casi el 19%, por citar los porcentajes más relevantes.

Por otra parte, al ser consultados acerca de sus ingresos mensuales, el 48% vive con $15.000 o menos, el 35,13% entre 15 y 30 mil pesos, entre 30 y 50 mil el 12,38% y con más de ese número el 4,4%.

En tanto, el 68,42% de los encuestados que trabaja afirma estar “en negro”, frente a un 16,58% registrado como monotributista y un 15% aportante al régimen de autónomos.

Origen:www.iprofesional.com

La perversa ideología de género

La primera vez que se utiliza el término “género” como una realidad distinta al sexo biológico es en un artículo publicado en 1955, recordó Muñoz Iturrieta.

Está en el país el doctor Pablo Muñoz Iturrieta quien reside desde hace varios años en Canadá.

Carlos Ialorenzi

El doctor Pablo Muñoz Iturrieta es argentino y reside desde hace varios años en Canadá. Es doctor en Filosofía política y legal. Posee un Máster en psicología filosófíca y varios estudios de post grado. Es un gran investigador sobre las conductas humanas y un destacado especialista sobre la ideología de género y sus nefastas implicancias. Ha desarrollado un profundo análisis sobre este tema en su libro “Atrapado en el cuerpo equivocado”. Para ello se sumergió en estudios científicos avanzados en los campos de la medicina, la psicología y la sociología. A la Argentina llegó hace unos días para brindar conferencias en más de veinte ciudades.

A continuación el diálogo mantenido con La Prensa:
– ¿Qué es la ideología de género?
– Se ha dicho mucho sobre esto, pero para no repetir definiciones, vamos a ir un poco más profundo. La teoría del género niega de entrada que haya una “persona humana” definida como algo esencial y estático, que no cambia en lo más profundo de su ser. Según esta teoría, la categoría de persona ha sido impuesta históricamente por un patriarcado heterosexual y ha imposibilitado a que cada uno se construya como le plazca, especialmente con respecto a la propia sexualidad e identidad “personal”. Esto a dado lugar a distintas opresiones históricas. Por eso plantea la noción de género como más apta para la realidad de cada uno, ya que nos permite ir autoconstruyéndonos de acuerdo con la propia auto percepción y más allá, o en total negación, de lo que la biología nos impone. Esto último marca la propuesta netamente ideológica, ya que se niega rotundamente que la biología y la constitución genética tengan alguna influencia en el ser humano y todo lo atribuyen a una imposición cultural y social de la cual nos tenemos que liberar. Es por eso que se alientan las “disidencias sexuales”, es decir, comportamientos sexuales anormales, los cuales demostrarían que no hay una normalidad, sino que todo es construcción. En lugar de la propia identidad personal, se proclama la propia identidad de género y la identidad sexual, de ahí el acrónimo LGBTQI+. Pero esto acarrea una gran contradicción, ya que las posibilidades de “identificación” son infinitas, no hay ningún criterio que establezca límites, y muchas veces en realidad estamos ante un trastorno de identidad (como la mujer que se identifica como caballo) o ante un abuso de la teoría de género (como el hombre salteño que se identificó como mujer para jubilarse más temprano).

– ¿Quiénes son sus mentores?
– La primera vez que se utiliza el término “género” como una realidad distinta al sexo biológico es en un artículo publicado en 1955 por el profesor de psiquiatría John Money, de la universidad Johns Hopkins. Este doctor se autoproclamaba el “misionero del sexo”, y era un activista de la pedofilia y pedófilo confeso. Money postulaba que la identidad de género es fluida, es decir, intercambiable y que podía reconstruirse por medio de intervenciones quirúrgicas (en el caso de los transexuales). Para él, hacer que un niño se identifique con un determinado género solo requería la construcción de genitales típicos de un determinado sexo y la creación de un ambiente apropiado para que el niño se identifique con ese género, por ejemplo, si se decidía que fuera niña, rodeándolo de muñecas y poniéndole vestiditos y eso bastaba para que el niño sea niña. El feminismo radical toma esta idea y la comienza a desarrollar en el ambiente de las llamadas facultades del estudio de la mujer y el género, lo que da origen a la teoría del género. ¿Por qué es netamente ideológica la teoría, sin ninguna consideración científica, biológica, genética, psicológica del ser humano? Porque en los años 70″, el feminismo radical puso mucha presión política a las universidades en USA y Canadá debido a que no había muchas mujeres enseñando y, para balancear la situación, se crearon de la noche a la mañana las facultades de la mujer y el género, para que así haya más mujeres enseñando. El problema principal fue que nadie sabía a ciencia cierta qué se debía estudiar ahí, además de que feministas radicales tomaron los puestos, las cuales provenían de facultades de inglés, es decir, sin ningún tipo de formación científica. Y es así que se comenzó a desarrollar de modo ideológico y pseudocientífico la llamada “teoría del género”, especialmente por el trabajo de Betty Friedan, Judith Butler, Catharine MacKinnon, etc., influenciadas por el pensamiento de Simone de Beauvoir y la teoría marxista, ahora aplicada a la opresión de la mujer y de las distintas disidencias sexuales.

– ¿Quiénes la financian?
– La ideología de género es apoyada y promovida mundialmente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y otros. También se cuentan entre sus más fervientes contribuyentes las fundaciones Open Society Foundation (de George Soros), McNamara, Rockefeller y la Clinton Foundation y empresas como Google, Mastercard, McKinsey & Co., Virgin, IBM y Linkedln, las cuales presionan a gobiernos a instaurar políticas LGBT. Además, temas relacionados a la ideología de género han estado en el centro de recientes declaraciones emitidas por el G7 en Canadá y el G20 en Argentina, ambos en el 2018.

– ¿Cómo es la situación de Canadá respeto de este tema?
– Canadá está padeciendo lo que se podría llamar una dictadura del género. La Ley 89 (2017) de Ontario le permite al gobierno sacar a los niños de su hogar si sus padres se oponen a la ideología de género. Según esta ley, la orientación sexual y la identidad de género son causal para que los padres pierdan la patria potestad. Esta ley también establece que las agencias gubernamentales prohíban a parejas con convicciones contrarias a los “derechos LGBT” el adoptar niños. En las escuelas, la Ley 13 (2012) obligó a las escuelas públicas a tener “alianzas homosexuales” (=grupos gay) subvencionados por la misma escuela, incluso si son de alguna denominación religiosa. La Ley 77 (2015) prohibió toda forma de terapia para menores que luchan con la disforia de género u otros aspectos de su sexualidad, lo que ocasionó una reacción negativa de numerosos psiquiatras y psicólogos de gran renombre debido a que la ley obligaba dejar de tratar a personas que padecían serios trastornos. La Ley 28 (2016) eliminó los términos “madre” y “padre”, y permite “acuerdos previos a la concepción” para que cuatro personas no relacionadas y no casadas se conviertan en padres “simultáneos” de una creatura. La Ley C-16 (2016) enmendó el Código Penal y el Acta de Derechos Humanos de Canadá, incluyendo la “identidad de género”, la “orientación sexual” y la “expresión de género” en la lista de razones prohibitivas de discriminación, por lo que se pena con fuertes multas y cárcel a quien use pronombres que no corresponden con la identidad auto percibida de la persona.

– ¿Cómo se manifiesta en la vida cotidiana?
– La dictadura del género afecta a algunos más que a otros. En algunos casos significa la pérdida del trabajo, o el tener que echar a trabajadores para poder satisfacer el “cupo”. Para un hombre, especialmente si es de descendencia europea, es mucho más difícil conseguir trabajo y en algunos casos imposible (por ejemplo, para enseñar en un establecimiento público). Por ley al anunciar un puesto trabajo de tiene que decir que se dará prioridad a “minorías históricamente oprimidas”, por lo que si uno no se identifica como parte de la comunidad LGBT le es a veces muy difícil conseguir ciertos trabajos. En el 2015, el primer ministro Justin Trudeau dispuso que los miembros del gabinete y ministerios sean la mitad mujeres, más allá de la competencia y experiencia de estas personas. En las escuelas ya a partir de prejardín los niños son bombardeados con una educación sexual totalmente ideológica, muchas veces impartidas por activistas transexuales. Si los padres se oponen corren el riesgo de que le quiten sus hijos, e incluso si los mismos estudiantes objetan, sus padres puedes ser denunciados de lavado de cerebro. Es por eso por lo que miles de padres en Canadá han sacado a los hijos de las escuelas y les imparten ellos mismos la educación, con el esfuerzo y las dificultades que esto significa.

– ¿Qué sucede con los que opinan diferente?
– Uno se tiene que cuidar todo el tiempo en el ámbito de trabajo, especialmente en las universidades, ya que se ha establecido un sistema legal paralelo, con Cortes de Derechos Humanos, que imponen pesadas multas y cárcel a quienes no suscriban a la imposición ideológica del género y sus pronombres por el “crimen” de no dirigirse a alguien por alguno de los pronombres que esa persona decida (los cuales pueden fluctuar a lo largo del día). En los baños de las universidades hay posters con números telefónicos para denunciar a un profesor si dijo algo que te “hirió”. Los alumnos también se tienen que cuidar. Conozco el caso de una chica que fue suspendida del secundario por no adherir a la agenda ideológica (simplemente llevaba una remera que decía “Pro-Vida”) y es famoso el caso de Lindsay Shepherd, quien fue reprimida duramente por presentar un video de un autor contrario a la teoría de género durante una clase (Jordan Peterson) y cuya situación adquirió notoriedad internacional por el totalitarismo ideológico de los administradores de la universidad Wilfried Laurier. El sistema legal de Canadá se inclina cada vez más a eliminar los derechos de los padres. El miércoles 27 de febrero, la Corte Suprema de British Columbia ordenó que una niña de 14 años recibiera inyecciones de testosterona sin el consentimiento de sus padres, los cuales se habían opuesto debido a los grandes peligros para la salud que conllevan. El tribunal también declaró que, si alguno de sus padres se refería a ella usando pronombres femeninos o se dirigía a ella por su nombre de nacimiento, podrían ser acusados de violencia familiar. Ahora bien, la violencia familiar no solo conlleva el que les quiten a sus hijos, sino también penas de cárcel. Es realmente alarmante.

– ¿Piensa que nuestro país corre riesgos de adoptar una doctrina totalitaria?
– Argentina está sufriendo un ataque ideológico sin precedentes en nuestra historia. Teorías feministas y del género que habían sido ampliamente desacreditadas y habían perdido presencia en el ámbito académico han resurgido nuevamente con una fuerza inusitada. La situación de la Argentina se está asemejando a la de Canadá, ya que la política se ha metido en el tema y de modo totalitario ya se está imponiendo la ideología de género como doctrina superior a la misma ciencia y realidad. Un ejemplo son los centros de hormonización infantil, lo cual es realmente alarmantes ya que es un abuso al niño y un crimen contra su integridad física y psicológica. También tenemos el caso de la ESI que, en vez de ser una educación respetuosa y científica, se la usa como arma ideológica para promover la ideología de género, el aborto y el libertinaje sexual.

Origen: LaPrensa