China está aspirando los océanos del mundo

La China comunista parece estar agotando cada vez más la vida marina de los océanos del mundo con la mayor flota pesquera del mundo.

La China comunista parece estar agotando cada vez más la vida marina de los océanos del mundo. El país tiene, con diferencia, la mayor flota pesquera del mundo, con entre 200.000 y 800.000 barcos de pesca -que representan casi la mitad de la actividad pesquera mundial-, de los cuales unos 17.000 pertenecen a su flota de pesca de altura. Este crecimiento ha sido posible gracias a las enormes subvenciones estatales. En 2012, por ejemplo, el Estado chino destinó 3.200 millones de dólares en subvenciones a su sector pesquero, la mayor parte de ellas para combustible. Sin embargo, según un informe de 2012, “el apoyo del gobierno al sector de la pesca y la acuicultura podría ascender a 500.000 millones de CNY (80.200 millones de dólares, 61.700 millones de euros) si se tienen en cuenta las subvenciones regionales y nacionales para los acuicultores de las zonas rurales”.

Como señaló el Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI), muchos países industrializados, tras agotar sus aguas nacionales, se dedican a la pesca de altura en las aguas territoriales de los países de bajos ingresos, pero la flota de altura de China es, con mucho, la mayor del mundo. El ODI también señaló que la propiedad y el control operativo de la flota china son “complejos y opacos”.

“Los líderes de China ven las flotas de aguas lejanas como una forma de proyectar su presencia en todo el mundo”, dijo a Axios Tabitha Mallory, directora general de la consultora China Ocean Institute y profesora afiliada de la Universidad de Washington. “El objetivo es estar presentes en todos los océanos del mundo para poder dirigir los resultados de los acuerdos internacionales que cubren los recursos marítimos”.

Los buques pesqueros chinos agotan las poblaciones de peces de países no solo del sudeste asiático, sino también de países tan lejanos como el Golfo Pérsico, Sudamérica, África Occidental y el Pacífico Sur. Sus métodos de pesca depredadores e insostenibles ponen en peligro no solo la vida marina, sino también los medios de vida de los pescadores locales. Se considera que China es el mayor responsable de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) del mundo, así como el mayor subvencionador del mundo de estas prácticas.

El Almirante Karl Schultz, Comandante de la Guardia Costera de los Estados Unidos, ha advertido:

“La pesca INDNR ha sustituido a la piratería como principal amenaza para la seguridad marítima mundial. Si la pesca INDNR continúa sin control, podemos esperar un deterioro de los frágiles Estados costeros y un aumento de la tensión entre las naciones pesqueras extranjeras, lo que amenaza la estabilidad geopolítica en todo el mundo”.

Las consecuencias son a veces espeluznantes. Uno de los ejemplos más impactantes es el de Corea del Norte: En los últimos cinco años, más de 500 barcos pesqueros de madera abandonados, a menudo con esqueletos de pescadores norcoreanos muertos de hambre a bordo, han aparecido en las costas de Japón. Durante años se desconocía la causa, hasta que se descubrió que la razón más probable era que “una armada” de barcos industriales chinos pesca ilegalmente en aguas norcoreanas, lo que obliga a los lugareños a aventurarse más lejos de la costa, donde algunos de ellos mueren en una vana búsqueda de peces y acaban llegando a Japón. Se calcula que los barcos de pesca chinos han agotado las poblaciones de calamar en aguas norcoreanas en un 70%.

En Irán, los medios de comunicación pro-reforma informaron en julio de que los barcos chinos estaban “limpiando ilegalmente los recursos pesqueros del Golfo Pérsico”, mientras que “los pescadores iraníes se ven obligados a pagar diez mil dólares en sobornos a los piratas somalíes para que les dejen pescar en las costas africanas”. La mayoría de los buques pesqueros de la flota china son de arrastre. “La pesca con el método de arrastre barre el fondo marino del sur y aniquila sus recursos”, dijo un representante de los pescadores. Según un informe de julio de 2020 de Iran News Update:

“En los últimos años, este horrible asunto [la actividad de los arrastreros chinos] ha contribuido a reducir en dos tercios las reservas acuáticas de Irán y ha hecho saltar las alarmas sobre la aniquilación del ecosistema marino del país. Además, este tipo de pesca ha afectado negativamente a los negocios de los pescadores iraníes…”.

Al parecer, Irán lleva más de una década arrendando sus aguas territoriales en el Golfo Pérsico a buques industriales chinos. En 2018, el Adjunto de Asuntos Portuarios de la Organización Portuaria y Marítima de Irán, Mohammad Ali Hassanzadeh, admitió que los barcos chinos estaban “operando bajo un “arrendamiento a largo plazo” para pescar a una profundidad de 200 metros (aproximadamente 656 pies) en aguas iraníes”.

En varios países de África Occidental -Sierra Leona, Liberia, Ghana, Nigeria y otros- los arrastreros chinos llevan años “aprovechándose de la mala gobernanza, la corrupción y la incapacidad de estos gobiernos para hacer cumplir la normativa pesquera”, según el proyecto China-África.

“En la actualidad, los buques chinos operan en gran medida fuera del control del gobierno, lo que provoca una crisis medioambiental cada vez más grave provocada por la sobrepesca que también pone en peligro a las comunidades costeras locales que dependen de estas aguas para su sustento”.

En julio de 2020 llegaron a Liberia seis superarrastreros chinos, capaces de capturar 12.000 toneladas de pescado, casi el doble de las capturas sostenibles del país.

Un informe del 24 de marzo de la Fundación para la Justicia Medioambiental afirmaba que las empresas estatales chinas han estado “desplumando” los recursos oceánicos de Ghana “camuflándose como propietarios de buques de arrastre constituidos localmente que pagan tasas de licencia y multas más bajas por realizar actividades de pesca ilegal”, lo que priva al país de millones de dólares en ingresos por licencias.

“El informe detalla cómo los chinos controlan hasta el 93% de los buques de arrastre en Ghana, un país que actualmente pierde entre 14,4 y 23,7 millones de dólares (12,1 y 20 millones de euros) anuales en concepto de derechos de licencia de pesca y multas de los arrastreros”.

En Sudamérica, la pesca depredadora china es ahora tan crítica que en marzo, Argentina anunció la creación de un Comando Conjunto Marítimo para combatir las prácticas de pesca depredadora de los buques extranjeros. Según Diálogo, una revista militar publicada por el Comando Sur de Estados Unidos:

“Cada año, una flota de buques pesqueros extranjeros, en su mayoría procedentes de China, navega por las costas sudamericanas, amenazando los recursos marinos de la región. Según la Organización Regional de Ordenación Pesquera del Pacífico Sur, la participación de buques chinos en la pesca de calamares en la región ha crecido de forma constante en las dos últimas décadas”.

En junio, una enorme flota pesquera china de 300 buques llegó a la zona de la Reserva Marina de Galápagos, protegida por el medio ambiente, de Ecuador. Los buques chinos, que permanecieron en la zona durante un mes, representaron “el 99% de la pesca visible fuera de las aguas del archipiélago [de Galápagos] entre el 13 de julio y el 13 de agosto”, según un informe. Estaban pescando calamares, que son esenciales para las focas y tiburones únicos de Galápagos, y peces comerciales que de otra manera contribuyen a la economía local. En 2017, Ecuador encarceló a 20 pescadores chinos por capturar 6.600 tiburones frente a la Reserva Marina de Galápagos. Los tiburones se utilizan en la sopa de aleta de tiburón, un manjar chino.

En el Pacífico Sur, según dos antiguos funcionarios estadounidenses, “la pesca ilegal y no regulada por parte de buques chinos se ha convertido en algo habitual en Samoa Americana y Guam, y hasta el este de Hawai”. La sobrepesca es tan perjudicial para los lugareños que una fábrica de conservas de atún en Samoa Americana, uno de los mayores empleadores de la isla, tuvo que suspender temporalmente sus operaciones por falta de pescado.

Sin embargo, la flota pesquera china es mucho más que pesca. En un informe de agosto de 2020 publicado por la Escuela de Medio Ambiente de Yale, el periodista de investigación Ian Urbina escribió:

“Con el telón de fondo de las grandes aspiraciones geopolíticas de China, los pescadores comerciales del país sirven a menudo como personal paramilitar de facto cuyas actividades el gobierno chino puede enmarcar como acciones privadas. Bajo una apariencia civil, esta armada aparentemente privada ayuda a afirmar el dominio territorial, especialmente haciendo retroceder a los pescadores o gobiernos que desafían las reclamaciones de soberanía de China que abarcan casi todo el Mar de China Meridional”.

El uso de barcos pesqueros por parte de China para hacer valer su poder y sus reivindicaciones territoriales quedó patente en marzo, cuando una flota de más de 200 barcos pesqueros chinos pululó y ancló en el arrecife de Whitsun, en el Mar de China Meridional. El arrecife se encuentra dentro de la zona económica exclusiva de Filipinas. [1] En 2018, más de 90 buques pesqueros chinos anclaron a pocas millas de la isla filipina de Thitu, después de que el gobierno filipino comenzara las obras de infraestructura de la isla.

En septiembre, los guardacostas estadounidenses publicaron un informe titulado “Illegal, Unreported and Unregulated fishing Strategic Outlook” (Perspectivas estratégicas de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada), en el que se anunciaba “el compromiso de los guardacostas estadounidenses de liderar un esfuerzo mundial para combatir la explotación ilegal de las poblaciones de peces del océano y proteger nuestros intereses nacionales”. El informe subrayaba la necesidad de “(1) Promover operaciones de aplicación de la ley específicas, eficaces y basadas en la inteligencia, (2) Contrarrestar el comportamiento depredador e irresponsable de los Estados, y (3) Ampliar la cooperación multilateral en materia de aplicación de la ley de pesca” e instaba a que fuera necesaria una coalición de socios intergubernamentales e internacionales. En abril, el Servicio de Guardacostas y la Armada de Estados Unidos lanzaron una misión conjunta en el Pacífico Occidental y Central para combatir la pesca ilegal, no regulada y no declarada (IUU) e impulsar la seguridad regional. En febrero, la Oficina de Inteligencia y Análisis, una agencia del Departamento de Seguridad Nacional, recomendó que Estados Unidos “considere liderar una coalición multilateral con las naciones sudamericanas para hacer frente a las prácticas de pesca y comercio ilegales de China”.

Judith Bergman, columnista, abogada y analista política, es miembro distinguido del Gatestone Institute.


1 Según la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, las naciones controlan los recursos marinos dentro de una “zona económica exclusiva” de 200 millas.

Origen: israelnoticias.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.