“Quien sabe que se pone violento si bebe o consume cocaína, tiene doble responsabilidad”

el

DR. EDUARDO KALINA (Médico graduado en la Facultad de Medicina de la UBA, Especialista en Psiquiatría)

Eduardo Kalina
Eduardo Kalina

Es sabida la relación entre el abuso de sustancias y la violencia.

FOCUS ON entrevistó al reconocido psiquiatra especialista en adicciones, Dr. Eduardo Kalina, quien explica por qué el uso de drogas y el alcohol son factores que predisponen a la violencia, cómo prevenir las adicciones y cuál es la responsabilidad del adicto.

Violencia, descontrol y drogas

– ¿Qué podría decir acerca de la relación entre las drogas y la violencia familiar?

– Hay un tema tradicional y universal, conocido en cualquier contexto del mundo, que es el del alcohol y la violencia familiar. El alcoholismo del hombre es un factor, porque muchos se descontrolan al alcoholizarse. No todos, porque hay personas que beben y se ponen tristes, pasivos, o se quedan dormidos. Violentas se ponen las personas que ya tienen algún tipo de lesión cerebral, por ejemplo, quienes tienen patologías en el área temporal o que tienen cuadros dentro del campo de las epilepsias (durante muchos años se habló de disritmia temporal), ya que la región temporal tiene gran importancia en el control de los impulsos.
Con los años, empezamos a saber que también la región frontal es fundamental, ya que ahí tenemos sistemas de controles: de la agresión, de la ansiedad y de la violencia. Por eso, el Dr. Lauría lo denominó el lóbulo de la civilización, ya que es el que nos da las nociones de identidad, espiritualidad y moral. Si a una persona se le anula el lóbulo frontal puede hacer cualquier barbaridad.

– El alcohol y otras drogas afectan los sistemas de control

– Sí, es claro, por ejemplo, en los chicos que utilizan pasta base (PACO), que pueden lastimar o matar sin que les importe, porque el otro no significa nada para ellos.
El psicólogo Eisler dijo una frase muy famosa que era: “La conciencia es soluble en alcohol”. Cuando el hombre está bebido, no tiene los valores éticos morales que le permiten reconocer al otro como otro, por eso, ante cualquier cosa que lo fastidie reacciona de maneras violentas. En lugar de pedir aquello que quiere, da un cachetazo, y ahí se muestra que no hay un reconocimiento del otro como otro.
En psicología se llama estado narcisista, en el cual sólo cuento yo, y el otro como otro no me importa. El estado narcisista hace que la persona disponga del otro o de una cosa del otro como si fuera suyo. Un paciente maníaco en estado narcisista, se posesiona de las cosas, sin preguntarle al otro si puede o no.
Por eso, cuando las personas tienen esas patologías funcionalmente, o están en esa condición por efecto del alcohol o de las drogas, ante cualquier planteo por parte de la mujer se pueden poner muy agresivos.
La introducción del uso del alcohol y de las drogas es un factor predisponente muy significativo de situaciones de violencia, porque las personas alcoholizadas o drogadas han perdido los controles, o tienen muy en riesgo su sistema de control. Si previamente son personas con problemáticas en el área de la temporalidad, de la frontalidad, o de ambas, esto es más grave.

– ¿Qué ocurre con la combinación de drogas y alcohol?

– Con el uso de drogas esto es más fuerte todavía. Las asociaciones de alcohol y cocaína, provocan micro infartos, y esto va lesionando el lóbulo frontal, provocando estados de descontrol. La persona tiene actitudes muy descontroladas. El consumo combinado de cocaína y alcohol aumenta la violencia.
A la cocaína la llamo la droga de la inmoralidad, porque es la droga que usan los torturadores para torturar, los pone brutales. Porque así como la cocaína es un anestésico, también anestesia los sentimientos y anestesia la moral. Esto se comprueba en los estudios realizados a cocainómanos.
Con respecto a otras asociaciones, el Dr. Capdevilla español, en el año 1996 ya advirtió que las personas drogadas con éxtasis, si, por ejemplo, consumían también alcohol o cocaína, se ponían mucho más violentas.

Responsabilidad del consumidor violento

– El uso de drogas, a veces se utiliza como atenuante en algunas sentencias, ¿qué opina?

– Ese es un concepto que yo nunca terminé de entender. Atenuante sólo puede aplicarse a una persona lesionada o que no tenga noción de su conducta, por ejemplo, el niñito oligofrénico que hace 4 años en la Exposición Rural se subió a una segadora o una grúa, tocó un botón y mató a una persona. Ese chico es inimputable. Pero si una persona sabe que si bebe o si se mete cocaína se pone violento y mal, yo digo que tiene que tener doble culpa o responsabilidad. Según mi criterio, no se puede justificar la violencia por estar drogados, al contrario, eso debería tener una sanción mucho más grave, y esas sanciones llevarían a que la gente piense antes de hacer algo, porque una vez que consumió, ya no puede pensar más.

– ¿Existe un buen momento o una manera de comunicarse con el consumidor violento?

– La mujer a veces no espera el momento para plantear las cosas. Cuando un hombre está alcoholizado o drogado no es el momento adecuado para plantearle la situación, porque cuando la persona está bajo los efectos del alcohol o de las drogas ya no hay con quien hablar, no está en condiciones receptivas. Hay que esperar a que esté sobrio. Muchos hombres llegan al tratamiento o a buscar ayuda, justamente porque las mujeres les dijeron, cuando estaban sobrios: “Yo me voy y no vuelvo hasta que no hagas un tratamiento”. Mientras que están drogados o alcoholizados no pueden ponerle freno a la situación. No pueden pensar: “Vos sos otra que yo”, sólo pueden ver “Vos estás fastidiando lo que yo estoy haciendo”.

– También se da un círculo y muchas mujeres víctimas de la violencia buscan el alcohol o las drogas para evadirse de esa agresión

– Muchas mujeres han entrado en ese círculo, y eso se convierte en un juego que alimenta a los dos.

Prevención

“Las adicciones y la violencia se pueden dar en cualquier lado. Cada uno en la vida tiene que asumir la responsabilidad por las cosas que hace. Cada uno toma las decisiones que quiere, pero cada cosa tiene sus consecuencias y uno tiene que hacerse responsable”.

– ¿Cuál cree que sería la manera de prevenir?

– La más elemental de todas las formas de prevención es la siguiente: hay que recordar que todo lo que ocurre con las drogas es prevenible: CON NO CONSUMIR NO HAY. Es por eso que el tabaquismo, el alcoholismo, la cocainomanía, son todas enfermedades prevenibles.
La prevención se debe hacer desde muy niños pero mediante el ejemplo de los adultos. Porque “el haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago” no funciona. Y ese es el modelo inductor por excelencia a las drogas. Porque si yo te quiero convencer que algo es malo pero lo hago, es difícil que lo creas. Hace muchos años, en una campaña en España siguieron mi consejo e hicieron unos afiches con la foto de un padre con un vaso de whisky y un cigarrillo en la mano, tenía a su hijo sentado en la falda. El afiche decía: “Haz lo que yo digo y no lo que yo hago, no funciona”. Eso es lo más importante que debemos recordar, a la hora de prevenir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s