Día de la Historieta Argentina, Hora Cero, 1957

El 04/09 se celebra el Día de la Historieta Argentina porque en esa jornada de 197 apareció el número 1 del suplemento semanal Hora Cero.

Eran comics para jóvenes y adultos (“para mayores de 14 años”, anunció la publicación), de

  • Ernie Pike’ (guión de Oesterheld y dibujos de Hugo Pratt),
  • ‘Sherlock Time’ (guión de Oesterheld y dibujos de Alberto Breccia),
  • ‘Randall The Killer’ (guión de Oesterheld y dibujos de Arturo Pérez del Castillo),
  • ‘Nahuel Barros’ (guión de Oesterheld y dibujos de Carlos Roume),
  • ‘El Eternauta’ (guión de Oesterheld y dibujos de Francisco Solano López).

Las historietas eran un fenómeno de masas, aprovechando que no la televisión no era un medio de comunicación popular, y Editorial Frontera obtenía buenos beneficios de sus mensuarios ‘Hora Cero’ y ‘Frontera’, y aquel 04/09 decidió iniciar su ‘Suplemento Semanal Hora Cero’, con historietas de «continuará».

El sumario del Suplemento Semanal ‘Hora Cero’, Año I, N°1, 4 de septiembre de 1957, fue:

  • Ernie Pike. ‘Desencuentro’, página 2 a 6. Guión: Oesterheld / Dibujos: Pratt.
  • El Eternauta. Una cita con el futuro. ‘Memorias de un navegante del porvenir’, página 7 a 9. Guión: Oesterheld / Dibujos: Solano López,
  • Randall. The Killer. ‘Muerte y venganza’, página 10 a 15. Guión: Oesterheld / Dibujos: Arturo del Castillo,
  • ‘Defendamos la historieta’, página 16. Editorial Frontera.

La limitación

En USA, desde 1934 Malcolm Wheeler-Nicholson editaba National Allied Publications, dedicada a cómics.

En 1937, en deuda con el propietario del taller gráfico y distribuidor Harry Donenfeld, Wheeler-Nicholson lo ingresó como socio para publicar Detective Comics No. 1, y así nació Detective Comics, Inc. (hoy DC comics), de Wheeler-Nicholson y Jack S. Liebowitz, el contador de Donenfeld.

En 1938, Max Gaines, creó All-American Publications.

En 1939 nació Marvel Comics, inicialmente Timely Publications.

El comic era poderoso. Y llegó a la Argentina como tendencia años después.

Pero el origen del cómic se remonta a la invención de la imprenta en 1446 y de la litografía en 1789.

En 1897 nació ‘The Katzenjammer Kids’, por Rudolph Dirks, para el suplemento del ‘New York Journal’.

En 1867 apareció ‘Ally Sloper’, el primer personaje de historieta inglés, creado por Charles Ross.

Pero se considera el primer cómic moderno ‘The Yellow Kid’ (El chico amarillo), el 16/02/1896 en el diario The World de Nueva York.

En la Argentina

En la Argentina, en 1824 nació ‘Viva el Rey’, del padre Francisco de Castañeda, quien tenía una academia de dibujo.

En 1825, el ‘Diario de publicaciones y anuncios oficiales de Buenos Aires’ fue el primer periódico argentino ilustrado.

Lo que no consiguió el comic argentino fue reciclarse hacia la multimedia, tal como sí lo hicieron

  • DC Inc, que incluye a DC Entertainment, subsidiaria de Global Brands and Experiences, Warner Bros., controlada por AT&T;
  • Marvel Entertainment, propietaria de Marvel Worldwide Inc., ex Marvel Publishing, Inc. y Marvel Comics Group, es parte de The Walt Disney Company.

La historia argentina quedó atrapada en un soporte ya casi obsoleto para los productos masivos tal como lo es la gráfica, aún cuando la productora de Hugo Sigman intenta escalar una versión fílmica de ‘El Eternauta’.

La historieta nació para estar en los hogares de los consumidores, no le resulta muy grato circunscribirse a comiquerías y librerías.

Los Años Dorados

No estrictamente publicaciones de historietas pero con enorme impacto fueron:

En 1863, ‘El Mosquito’.

En 1884, ‘Don Quijote’.

En 1898, ‘Caras y Caretas’ (Manuel Redondo y Juan Sanuy hicieron la primera historieta secuencial y con personajes fijos, en la que el juego lingüístico de los diálogos en globos tenía mayor peso que los gráficos).

En 1904, ‘PBT’.

En 1912, ‘Viruta y Chicharrón’. También ‘Fray Mocho’.

En 1916, ‘Plus Ultra’.

En 1919, ‘Billiken’, enfocada en el público infantil, distribuida en toda Hispanoamérica.

En 1928, ‘El Tony’, por Columba.

En 1936, la revista ‘Figuritas’.

En 1940, ‘Cara sucia’.

En 1941, ‘Cascabel’.

Guillermo Divito inició la revista “Rico Tipo”, vanguardia del humor gráfico, y tendencia, con historias tales como ‘Las chicas’, mujeres con curvas y emancipadas; y ‘Fúlmine’, un hombre que ‘contagiaba’ la mala suerte.

En 1945, Editorial Columba fundó ‘“Intervalo’, inicio de la “época de oro” de la historieta argentina para adultos.

Al final de la década, Editorial Abril competiría con las revistas ‘Salgari’, ‘Misterix’, ‘Cinemisterio’ y ‘Rayo Rojo’.

En 1953, los hermanos Héctor y Jorge Oesterheld iniciaron las revistas ‘Hora Cero’ y ‘Frontera’.

Todavía faltaba ‘Tía Vicenta’, de Juan Carlos Colombres, Landrú, pionera en los fotomontajes, los ‘memes’ de la época.

En 1956 y 1957, Columba irrumpió con ‘Andanzas de Patoruzú’, y ‘Correrías de Patoruzito’.

En 1968, ‘Locuras de Isidoro’, los personajes de Dante Quinterno en Editorial Columba.

En 1971, ‘Hortensia’, dirigida por Alberto Cognigni, donde aparecieron el gaucho ‘Inodoro Pereyra’, de Norberto Fontanarrosa, y ‘Boogie, el aceitoso’.

En 1972, ‘Satiricón’, fundada por Oskar Blotta (h), y Andrés Cascioli como director de arte.

Editorial Récord lanzó la revista ‘Skorpio’, dirigida por Alfredo Scutti para reflotar ‘Hora Cero’ y ‘Frontera’.

En 1978 la revista ‘Humor’, de Cascioli, y su Editorial La Urraca.

Etc. etc. etc.

Hitos

En 1913, en ‘Caras Caretas’ nació el pionero de la historieta argentina, ‘Don Goyo de Sarrasqueta’, de Manuel Redondo, que criticaba, con textos al pie de cada una de las viñetas, las noticias de actualidad.

En octubre de 1920 se publicó la primera historieta en el diario La Nación: la estadounidense ‘Bringing Up Father’, creada en 1912 por George McManus, retitulada aquí ‘Pequeñas delicias de la vida conyugal’, y sus personajes rebautizados Trifón y Sibebuta.

En 1930, ‘Caras y Caretas’ logró un gran éxito con “Las desventuras de Maneco”, de Eduardo Linage

Otro éxito fue ‘Calixto Campolargo’, de Néstor González Fossat para ‘La novela semanal’.

En 1931 en el diario La Razón, comenzó como ‘tira’el ‘Indio Patoruzú’.

También en 1931, la revista de historietas infantil ‘Bolita’.

En 1937, el dibujante Héctor Torino creó ‘Conventillo’, ambientada en una de las viviendas colectivas que recibían a los inmigrantes de distintas nacionalidades.

En 1938, ‘Don Fulgencio, el hombre que no tuvo infancia’, de Lino Palacio en el diario La Prensa.

En 1941, el primer superhéroe argentino: ‘El vengador’.

En 1953, en ‘Misterix’ se estrenó la sociedad de Héctor Oesterheld y Hugo Pratt, con ‘Sargento Kirk’, un antihéroe del Lejano Oeste.

En 1973, Clarín inicia su contratapa con ‘Bartolo’ de Carlos Loiseau, ‘Caloi’. El uruguayo Hermenegildo Sábat ya había llegado para sus caricaturas políticas.

Faltaban 4 años para ‘“Diógenes y el linyera’ (1977), coguionada por Jorge Guinzburg y Carlos Abrevaya y dibujada por Tabaré Gómez Laborde.

En los años ’90, Fernando Javier Sendra, y su ‘Matías’, en el suplemento de humor de la revista ‘Siete Fías’.

En 1975, Clarín inicia ‘El Loco Chávez’, un corresponsal extranjero que vivía en Ciudad de Buenos Aires, consagración de Carlos Trillo y Horacio Altuna, donde nació el personaje ‘Pampita’.

En 1964, ‘Anteojito’, de Manuel García Ferré, aparece en la publicidad de Lanas San Andrés, revolucionando la historieta infantil y los métodos educativos argentinos.

También en 1964, ‘Mafalda’, de Joaquín Salvador Lavado Tejón, ‘Quino’, en la revista ‘Primera Plana’.

Y García Ferré lanzó las aventuras de ‘Hijitus’, personaje secundario de su tira ‘Pi-Pío’, en Canal 13 y, después, en la revista ‘Antifaz’.

Historieta en la Historia y viceversa

El Día de la Historieta fue gestado en 2005 por un grupo de artistas, editores, críticos y lectores argentinos, y una reivindicación de la tarea de Héctor Germán Oesterheld.

El 15/10/2009 fue sancionada, por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, la Ley 3.220, el Día de la Historieta cada 04/09 y solicitó al Poder Ejecutivo de la Ciudad realizar actividades y promover políticas de desarrollo de la historieta como arte e industria cultural.

El comic argentino padece otros problemas adicionales. Por ejemplo, que las distribuidoras se enfocan en las novedades extranjeras y no piensan en el long-seller, que es lo que caracteriza a los libros de autores nacionales.

Aparecieron 2 iniciativas de distribución entre los sellos locales:

  • OvniPress (licenciataria de DC Comics) que incluirá los libros de Purple Books, Capitán Barato Ediciones, Términus Libros y Libera la bestia.
  • Che Distribución, que agrupa un conjunto de sellos (Historieteca, LocoRabia, Maten al Mensajero, Doedytores, Anexia, Primavera Revolver, Tren en Movimiento y Comiks Debris).

“Es una vieja idea –afirma Marcelo Pulido, responsable de Historieteca Editorial-, de juntarnos y ofrecer en conjunto nuestros catálogos”.

El editor recuerda cuando la española SD compró el paquete de distribución de La Revistería, y cambiaron la estrategia comercial.

“Ahora sí nos juntamos, facilitamos el laburo y damos un buen descuento. Y afinaremos durante la marcha. Empezamos por comiquerías, que es nuestro circuito natural, pero queremos extendernos a librerías. La idea es llegar a quien lo necesite y sumar más editoriales”.

Leo Scarano es uno de los responsables de Purple Books y junto a Daniel Muller, de Capitán Barato, impulsaron mover material nacional bajo el paraguas de Ovni.

“La pandemia sacó el velo y nos hizo ver la realidad de dónde estábamos trabajando”, expresa Scarano. El proyecto es trabajar en paralelo a los libros de Ovni, pero aprovechando sus posibilidades logísticas.

La apuesta en ambos casos es que, al visibilizar la historieta argentina, esta no quede en el fondo de las opciones de empresas “más preocupadas por vender el último tomito de Avengers que en construir una industria. “La diferencia está en quién lo maneja”, afirma la misma fuente.

Mariano Abrach, periodista rosarino, devino distribuidor en el área santafesina y ahora ‘aplacó’ ese proyecto ante un puesto en una librería y en pos de una editorial propia. Así, se reconvirtió en Multiversal Ediciones.

Ni su sello ni el resto del Colectivo Editorial BS, que integra, están por ahora en las nacientes iniciativas, pero la ve como muy positivas.

“Las editoriales se ponen a distribuir porque es una de las falencias de nuestro circuito desde siempre”, explica. “Si una comiquería pide Marvel, DC o Manga, nosotros entramos por la ventana. Necesitamos distribuidores con llegada y ganas, porque estar en un depósito o listado de ventas no garantiza nada”, amplía.

Y cuenta que, en general, los sellos pequeños cuando tienen trato personal con algún librero, evitan las distribuidoras. “Montar una distribuidora es ampliar ese juego a otros”, destaca. Los problemas siguen, abunda la resistencia al final, se necesita una salida.

FUENTE: Urgente24

Origen:urgente24.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: