El asesino del Zodiaco, identificado 50 años después

El criminal aterrorizó a los vecinos de San Francisco en la década de los sesenta con una serie de asesinatos macabrosBocetos de la policía con el resto del asesino del ZodiacoBocetos de la policía con el resto del asesino del Zodiaco  ERIC RISBERGAP

CARLOS LÓPEZ

Después de varias décadas de interrogantes, el misterio del asesino del Zodíaco podría haber llegado a su fin. Al menos así lo defiende un equipo que investiga casos sin resolver llamado The Case Breakers, que dice haber identificado al famoso asesino en serie de Estados Unidos que sembró el pánico entre los vecinos de San Francisco a finales de la década de 1960.

Tras años de recolección de información, los expertos dicen haberlo identificado en la persona de Gary Francis Poste, fallecido en 2018. Más de 40 detectives, periodistas y oficiales de inteligencia militar sostienen que este hombre sería el responsable de un homicidio cometido a cientos de kilómetros de distancia que nunca había sido relacionado con él.

El asesino del Zodiaco disparó, apuñaló o estranguló hasta la muerte a siete californianos entre 1962 y 1970, si bien en una carta presuntamente suya, el psicópata confesó haber matado a 37 personas. El criminal se burlaba de las autoridades con retorcidos acertijos y códigos en cartas que enviaba a los periódicos y a la Policía, que nunca lograron acercarse hasta él. “Les habla el Zodiaco”, solía comenzar sus mensajes a los investigadores.

Su caso ha dado lugar a numerosos libros y películas, entre ellas “Zodiac”, protagonizada por Jake Gyllenhaal Robert Downey Jr. Las nuevas pruebas forenses incluyen fotos del cuarto oscuro de Poste donde se observa una imagen suya con unas cicatrices en la frente que coinciden con las de un retrato robot del famoso asesino dibujado por la Policía en 1969.

El equipo de expertos de The Case Breakers, que en el pasado abordó otros misterios como el atraco del secuestro de DB Cooper y la desaparición del exjefe sindical Jimmy Hoffa, cree que Poste mató a Cheri Jo Bates el 31 de octubre de 1966 en Riverside, California, dos años antes de que ocurriera el primer asesinato relacionado con el asesino del Zodiaco. Bates, de 18 años, fue encontrada muerta en un callejón en el campus de Riverside City College después de que su padre telefoneara a la policía para reportar su desaparición.

En realidad, los expertos nunca se han puesto de acuerdo sobre este caso. No se sabe a ciencia cierta a cuánta gente asesinó ni qué crímenes fueron obra suya, ya que él reivindicó algunos, pero nunca se pudo demostrar que no existieran imitadores o que todos fueran obra de la misma mano. Por ejemplo, Gary L. Stewart, dueño de un negocio de mantenimiento de edificios de Louisiana, siempre ha dicho que el famoso asesino era su padre biológico, y para ello se apoyaba en el parecido físico de su padre con el retrato robot que difundieron las autoridades de San Francisco.

Pero ahora el histórico misterio podría haber dado un vuelco. El oficial de información pública del RPD, Ryan J. Railsback, declaró que su departamento “está 100% seguro” de que Bates fue asesinado por alguien que no era el asesino del Zodiaco. Pero su agencia se ha negado a permitir una simple comparación de su ADN codificado por ordenador con al secuencia de Gary F. Poste.

Otras pistas incluyen cartas descifradas del asesino del Zodiaco que revelarían que Poste era el homicida, dijo a Fox News Jen Bucholtza, una ex agente de contrainteligencia del Ejército estadounidense que trabaja en casos sin resolver.

Gracias a dos de sus víctimas que lograron sobrevivir, se pudo obtener más información de él, en base a diferentes pistas como que tendría entre 20 y 30 años en el momento de sus crímenes; que era blanco, corpulento, de pelo castaño, que tenía conocimiento sobre lenguajes cifrados y poseía una gran inteligencia. Las cartas que enviaba a la prensa eran escritas en código, lo cual dificultaba su lectura, una de ellas fue descifrada por Donald y Bettye Harden, y contenía un criptograma de 408 símbolos.

Dicha misiva decía: “Me gusta matar gente porque es mucho más divertido que matar animales salvajes en el bosque, porque el hombre es el animal más peligroso de todos. Matar algo es la experiencia más excitante. Es aún mejor que acostarse con una chica. Lo mejor de todo esto es que, cuando me muera, renaceré en el paraíso y todos a los que he matado serán mis esclavos. No os daré mi nombre porque tratarán de retrasar o detener mi recolección de esclavos para mi vida en el más allá ebeorietemethhpiti”.

Las cartas y postales del criminal siguieron llegando a periódicos y policía durante los siguientes años hasta que pararon de repente, igual que los asesinatos. Algunas de esas cartas fueron identificadas como auténticas y otras descartadas por parecer intentos de copia.

Origen: larazon.es

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.