La guerra de los ayatolás contra las mujeres

Las mujeres y las niñas siguen siendo tratadas como ciudadanas de segunda clase en Irán, citando la violencia doméstica.

El presidente Joe Biden y el secretario de Estado Antony Blinken están recalibrando, reevaluando y revisando la cooperación militar (incluida la venta de armas) con Arabia Saudita y Egipto, que son proestadounidenses. Estos últimos están letalmente amenazados por los ayatolás iraníes antiestadounidenses y por la Hermandad Musulmana panislámica, transnacional y antiestadounidense, que es la mayor organización terrorista suní del mundo, que opera desde Indonesia a través de Oriente Medio, Europa y África hasta el continente americano.

Estados Unidos insta a sus dos aliados árabes a realizar “mejoras tangibles y duraderas” en materia de derechos humanos, refiriéndose concretamente a la forma en que combaten a los terroristas de la Hermandad Musulmana (Egipto) y a los Hutíes de Yemen (Arabia Saudita), apoyados por Irán.  En 2011, Estados Unidos se opuso a la forma en que Muammar Gaddafi luchaba contra los terroristas islámicos en Libia y dirigió una ofensiva militar de la OTAN contra el déspota libio, que derrocó a Gaddafi y transformó a Libia en un país incontrolable, una importante plataforma de guerras civiles y terrorismo islámico mundial.

El cambio de la política de Estados Unidos hacia Riad y El Cairo -como ocurrió en 2011 con respecto a Libia- fue provocado por la decisión de poner los derechos humanos, la democracia y el multilateralismo (alineación con Europa y las Naciones Unidas) en el centro de la política exterior y de seguridad nacional.

Al mismo tiempo, mientras se ejerce presión sobre Arabia Saudita y Egipto, se ofrece a los ayatolás antiestadounidenses de Irán una fastuosa bonanza diplomática y económica a cambio de otro acuerdo nuclear. Esta generosa oferta de Estados Unidos se extiende sin tener en cuenta el historial sistemático de los ayatolás de subversión antiestadounidense, terrorismo, belicismo, tráfico de drogas y de seres humanos, y blanqueo de dinero, además de su historial de horrendas violaciones de los derechos humanos en general, y de los derechos de las mujeres en particular.

El historial de Irán en materia de derechos humanos y de la mujer

La Fundación Política Verde, con sede en Alemania, señaló el 16 de marzo de 2021: “La ley del hiyab obligatorio de 1985 establece que todas las mujeres de Irán, independientemente de sus creencias religiosas, deben vestirse de acuerdo con las enseñanzas islámicas. … Cada año en Irán, miles de mujeres son procesadas por tener un hijab ‘suelto’. Las adolescentes han sido detenidas por la ‘policía de la moral’ en fiestas privadas mixtas por no llevar el hiyab”.

La ley también se utiliza para prohibir a los jóvenes que lleven pantalones cortos o camisas de marca de aspecto occidental. … Las mujeres que protestaron pacíficamente contra el velo obligatorio en 2017 y 2018 fueron acusadas de prostitución. … En 1936, Reza Shah emitió y aplicó estrictamente un decreto que prohibía todas las formas de hijab en un intento de occidentalizar el país. En 1979, para islamizar ese mismo país, el ayatolá Jomeini anunció que las mujeres debían observar un código de vestimenta islámico”.

El número del tercer trimestre de 2020 del Jurnal Cita Hukum, con sede en Indonesia, informó:

[En Irán], la violencia contra las mujeres es un fenómeno común. … Muchas mujeres han sido tradicionalmente víctimas de la violencia. … La ley no la criminaliza y cuenta con el apoyo religioso para legitimarla. … Las normas y leyes penales agravan la violencia contra las mujeres. … La ley iraní enfatiza el poder de los hombres y la impotencia de las mujeres. … Las mujeres están autorizadas a participar en algunos ámbitos públicos, siempre que cuenten con el permiso del marido. … Asesinatos en serie de mujeres [esposas, hijas y hermanas] por parte de los hombres, que creen que las mujeres se prostituyen. … El escaso [si es que existe] castigo de tales comportamientos es un estímulo para aumentar la violencia en la sociedad y en la familia”.

Según el informe del Departamento de Estado sobre prácticas de derechos humanos en Irán de 2019 (publicado antes de la actual reevaluación de la política estadounidense hacia Irán, Arabia Saudita y Egipto):

“Los problemas significativos de derechos humanos [en Irán] incluían ejecuciones por delitos que no cumplían la norma legal internacional de “delitos más graves” y sin juicios justos de las personas; numerosos informes de asesinatos ilegales o arbitrarios, desapariciones forzadas y tortura por parte de agentes del gobierno, así como el uso sistemático de la detención y el encarcelamiento arbitrarios; condiciones penitenciarias duras y que ponen en peligro la vida de las personas; graves restricciones a la libertad de expresión, a la prensa y a Internet, incluidas la violencia, las amenazas de violencia y las detenciones y procesamientos injustificados de periodistas, la censura, el bloqueo de páginas web y la criminalización de la difamación; injerencias sustanciales en los derechos de reunión pacífica y libertad de asociación; graves restricciones a la libertad religiosa; corrupción gubernamental generalizada; reclutamiento ilegal de niños soldados por parte de agentes gubernamentales para apoyar al régimen de Assad en Siria; trata de personas; violencia contra minorías étnicas; violencia o amenazas de violencia contra personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI); criminalización de la condición o la conducta de LGBTI; ilegalización de sindicatos independientes; duras restricciones gubernamentales a los derechos de las mujeres y las minorías”.

“La mayoría de las víctimas de violación temían las represalias o los castigos oficiales por haber sido violadas, incluidos los cargos de indecencia, comportamiento inmoral o adulterio, el último de los cuales conlleva la pena de muerte. Las víctimas de violación también temían las represalias sociales o el ostracismo. … La ley [iraní] no prohíbe la violencia doméstica. … La ley permite a un hombre tener hasta cuatro esposas y un número ilimitado de sigheh (esposas temporales), basándose en una costumbre chiíta según la cual las parejas pueden firmar un contrato civil y religioso de duración limitada, que establece las condiciones de la unión. … Las mujeres recibían a veces castigos desproporcionados por delitos como el adulterio, incluyendo penas de muerte. La ley islámica mantiene disposiciones que equiparan el testimonio de una mujer en un tribunal a la mitad del de un hombre y valoran la vida de una mujer como la mitad de la de un hombre. … En los casos de herencia, los herederos masculinos reciben el doble de la herencia que sus homólogas femeninas. … La ley establece que una mujer que aparezca en público sin un atuendo apropiado, como un velo de tela (hijab) sobre la cabeza y una chaqueta larga (manteau), o una gran cubierta de tela completa (chador), puede ser condenada a latigazos y a una multa”.

El informe del 8 de marzo de 2021 de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU afirma que “las mujeres y las niñas siguen siendo tratadas como ciudadanas de segunda clase en Irán, citando la violencia doméstica, los miles de matrimonios de niñas de entre 10 y 14 años que se celebran cada año y la continua discriminación arraigada en la ley y en la práctica. … Por ley, una niña de tan sólo 13 años puede casarse, mientras que las niñas aún más jóvenes pueden casarse legalmente con el consentimiento judicial y paterno. En la primera mitad del actual año civil iraní, más de 16.000 niñas de entre 10 y 14 años se han casado, según las cifras oficiales del gobierno”.

En conclusión

¿Es lógico suponer que, dado un historial tan aborrecible e intrínseco en materia de derechos humanos -además de un historial regional y mundial constante de terrorismo, guerra, proliferación de tecnologías balísticas y tráfico de drogas-, los ayatolás iraníes sean propensos a una negociación de buena fe, a la coexistencia pacífica y al abandono de una visión fanáticamente imperialista de 1.400 años?

De hecho, los ayatolás de Irán y la coexistencia pacífica constituyen un oxímoron clásico.

Además, la realidad de Oriente Medio ha demostrado que cuando se trata de la política estadounidense hacia Arabia Saudita y Egipto, Estados Unidos no se enfrenta a una elección entre regímenes musulmanes respetuosos de los derechos humanos y regímenes musulmanes que los violan, sino entre regímenes musulmanes favorables a Estados Unidos y regímenes musulmanes contrarios a Estados Unidos.

Via: Algemeiner

Origen: israelnoticias.com

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.